El Gobierno renuncia a una subida fiscal para las grandes fortunas

El Gobierno ha renunciado a una subida de la presión fiscal para las grandes fortunas a pesar de que la ministra de Economía, Elena Salgado, había anunciado que en el Consejo de Ministros celebrado hoy se desvelaría un aumento a la fiscalidad para las rentas altas. La propia vicepresidenta iba a comparecer en la tradicional rueda de prensa tras esta reunión para explicar esta medida, aunque se ha ‘caído’ en el último momento.

Tras la decisión esta misma semana de Nicolas Sarkozy de subir los impuestos a las rentas superiores a 500.000 euros anuales hasta que Francia logre cumplir sus objetivos de déficit (previsto para 2013), todas las miradas estaban puestas en qué haría José Luis Rodríguez Zapatero. Una expectación que ha derivado en decepción al no ver a Salgado en la tribuna de comparecientes ante los medios de comunicación.

Su ausencia significaba que el Gobierno había rectificado y ha dejado para mejor momento el anuncio de una subida fiscal para los ricos. Una decisión que se ha confirmado cuando el portavoz del Ejecutivo y ministro de Fomento, José Blanco, ha dado por concluida la lectura de los temas tratados en el Consejo de Ministros.

Esta renuncia no ha pasado desapercibida para los periodistas asistentes a La Moncloa que han recordado las declaraciones de Salgado en la SER instando a los oyentes a “esperar a este viernes” (hoy) para desvelar “un aumento en la presión fiscal de las grandes fortunas”. Así, han preguntado a Blanco al respecto. Unas cuestiones que no han gustado al portavoz que apenas ha podido evitar disimular el malestar en su voz y que se ha limitado a señalar que “es evidente que este tema no se ha abordado en el Consejo de Ministros porque, si se hubiera abordado, yo les habría informado de ello”.

Salgado.
La negativa del Gobierno de tratar este asunto en el Consejo de Ministros y anunciar un aumento en la fiscalidad de las rentas altas supone una rectificación en toda regla a la vicepresidenta y ministra de Economía. Sus palabras parecen no haber sido escuchadas en el Gobierno.