Los jueces conservadores amenazan con una nueva huelga

Cuando se van a cumplir tres meses desde que Francisco Caamaño llegara al Ministerio de Justicia, las negociaciones del sustituto de Mariano Fernández Bermejo no logran solucionar las reivindicaciones de las asociaciones judiciales. Los jueces conservadores integrados en su mayoría en la APM preparan una nueva huelga.

Los esfuerzos del ministro de Justicia “poniendo el contador a cero” en sus reuniones con las asociaciones judiciales y de José Luis Rodríguez Zapatero de “dar un nuevo impulso a la necesaria modernización de la Justicia” en el Debate sobre el estado de la Nación no acaban de tener éxito, sino todo lo contrario. Los jueces conservadores están decididos a traer una nueva imagen de ‘togas colgadas’ en la Justicia española después de lo que pasó el 18 de febrero en la que cerca de 2.200 magistrados, según los organizadores, dejaron sin atender sus casos.

Poco han podido hacer las promesas de José Luis Rodríguez Zapatero sobre la nueva Ley de Enjuiciamiento Criminal, la nueva regulación de competencias o la nueva demarcación y planta judicial que serán llevadas al Congreso en los próximos meses. Según ha asegurado a EL BOLETIN el portavoz de APM, Antonio García, estos anuncios no son más que “medidas políticas y no solucionan los problemas reales de la Justicia”, “sólo buscan la propaganda”. Ante este abandono y debido al “tono negrusco” que han adquirido las últimas reuniones de la APM con Caamaño, los jueces conservadores ya tienen la vista puesta en una nueva huelga.

Los preparativos ya están en funcionamiento, y es que el próximo día 28 de mayo se van a celebrar juntas de jueces en más de veinte ciudades españolas, entre ellas Madrid, Barcelona y Valencia, en las que se hará llegar a los magistrados la necesidad de una nuevo paro.

El propio Gimeno ha señalado cuál sería la forma de parar esta imagen de huelga: más dinero. El Gobierno debería hacer un plan de choque que se base en “más inversión”, dinero suficiente con el que llevar a cabo esta modernización, así como “una mejor utilización y disposición de los efectivos”.

Los esfuerzos de magistrados conservadores por convocar una nueva huelga es de tal magnitud que la asociación de jueces progresistas (JpD), en palabras de su portavoz, Miguel ángel Gimeno, ya han asumido que se dará este paro.