El PP y Rosa Díez se quedan solos al pedir la comparecencia de Moratinos y Rubalcaba

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

El PP y Rosa Díez no han conseguido el apoyo de ningún grupo parlamentario en su intención de que los ministros de Interior y de Exteriores, Alfredo Pérez Rubalcaba y Miguel Ángel Moratinos, respectivamente, expliquen en el Congreso su actuación ante la crisis con Marruecos. La Diputación Permanente, órgano equivalente al Pleno del Congreso que se puede convocar durante el período vacacional, ha rechazado la comparecencia de ambos con los votos de PSOE, CiU, ERC e IU y las abstenciones del PNV y BNG.

El portavoz del Grupo Socialista en el Congreso, José Antonio Alonso, defendió su negativa reprochando al PP su “estrategia desleal” al intentar convertir unos “incidentes aislados” en una auténtica crisis y acusó a los populares de ser “unos irresponsables” y aprovechar el verano para “meter la pata”. De la misma manera, el portavoz de IU, Gaspar Llamazares, recordó al PP que hay “problemas de fondo” en la frontera con Meilla que los grupos que se oponen a las comparecencias intentan solucionar.

Por su parte, los portavoces de ERC y de CiU, Joan Ridao y Pere Macías, respectivamente, instaron a los populares a no “sacar músculo” y evitar “calentamientos veraniegos”.
Para la dirigente popular, Soraya Sáenz de Santamaría, sin embargo, Moratinos debería explicar su ausencia y Rubalcaba su dejadez, mientras que la diputada de UPyD, Rosa Díez, denunció la falta de respeto de Marruecos a los españoles.

La petición del PP se produce cinco días después de que el ex presidente del Gobierno, José María Aznar, hiciera una visita relámpago a Melilla para denunciar la “dejadez” del Gobierno respecto a la ciudad autónoma. La visita sorpresa despertó mucha polémica, especialmente porque el ex jefe del Ejecutivo no visitó Melilla en sus ocho años de Gobierno. El PSOE calificó de “desleal” la visita al no favorecer la resolución del conflicto.

Mantener buenas relaciones con Marruecos siempre ha sido de vital importancia para España por considerarse al país vecino una barrera frente al terrorismo islamista y la inmigración ilegal. A pesar de ello, durante el Gobierno de Aznar se vivió un momento de máxima tensión con ese país cuando Marruecos tomó la Isla de Perejil y España respondió enviando al Ejército. Una operación de gran coste y que siempre ha sido muy criticada por el resto de partidos. Motivo por el cual el viaje del ex presidente ha sido interpretado por el Gobierno de Rabat como una provocación.

Cinco días después de la visita de Aznar, Rubalcaba se ha reunido con su homólogo marroquí Taieb Cherqaoui en Rabat para rebajar la tensión por los recientes incidentes fronterizos. A pesar de que los medios estaban convocados a media mañana en la sede del Ministerio alauí, la rueda de prensa conjunta que estaba prevista se canceló con lo que Rubalcaba se enfrentará solo a los periodistas en la Embajada española en Rabat. Fuentes del Gobierno aseguraron que ambos dirigentes hablaron de la cooperación en la lucha contra el terrorismo y la inmigración ilegal.

La crisis con Marruecos comenzó hace tres semanas cuando Rabat denunció que la policía española había maltratado a un detenido marroquí en Melilla, una situación que llevó a algunos activistas del país vecino del sur a cerrar el paso de alimentos a la ciudad. Paralelamente, los agentes españoles denunciaron la presencia en la frontera de varios carteles contra mujeres policías.