El PP resucita el fantasma del comunismo para desacreditar a IU

El PP ha iniciado una campaña con la que resucitar entre los andaluces el fantasma del comunismo para poner contra las cuerdas a IU. Así, los populares desgranan el programa electoral de la coalición para advertir de las consecuencias de promesas como un banco público de tierras o el papel de Andalucía en una futura III República.

Javier Arenas no quiere cruzarse de brazos ante el inminente acuerdo PSOE-IU para mantener el poder en la Junta de Andalucía. Más allá de sus declaraciones públicas a favor de un pacto entre los populares y los socialistas o la carta que el mismo Arenas ha remitido a José Antonio Griñán ofreciéndole un pacto de gobernabilidad entre ambos partidos, el PP ha recurrido al ‘que vienen los comunistas’.

Así, en las últimas horas se han podido escuchar a destacados dirigentes del partido andaluz, como su secretario general del PP-A, Antonio Sanz, advirtiendo de las consecuencias que para la región tendrían las políticas de la coalición de izquierdas a las que ha calificado de “ultramontanas» y propias del siglo XIX. El número dos de Arenas en las filas populares vaticina una subida de impuestos «masiva», un endeudamiento «desmedido» o, incluso, una «paralización del urbanismo».

Y es que, desde sectores del entorno del PP andaluz se ha destacado que en el programa con el que IU se presentó a la pasada cita en las urnas se incluían propuestas tan polémicas como una reforma agraria en la que se crearía un Banco Público de Tierras, la derogación de la actual ‘Ley Antibotellón’ o la consideración de federación a Andalucía en una futura III República. Incluso, la “despenalización del consumo público, compartido y el cultivo y tenencia para consumo propio de cannabis”.

Junto a esta estrategia del miedo al comunismo, desde la sede nacional del PP, el vicesecretario de Estudios y Programas del PP, Esteban González Pons, llama a seguir en Andalucía el ejemplo del pacto en el País Vasco entre Patxi López y Antonio Basagoiti.