423 niños han muerto ahogados en el Mediterráneo desde el fallecimiento de Aylan

Barco de refugiados
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email
Compartir en Meneame

Save the Children denuncia ante el Congreso que los niños refugiados apenas tengan vías legales de protección en Europa. Mañana se cumple un año desde la muerte de Aylan Kurdi, el niño refugiado sirio cuyo cuerpo sin vida apareció en la orilla de una playa turca. Aquella imagen supuestamente estremeció a gobernantes que a partir de aquel día prometieron hacer todo lo posible para evitar que algo así volviera a suceder. Sin embargo, un año después, otros 423 niños y niñas han muerto ahogados en el Mediterráneo mientras huían del conflicto, la violencia y la persecución en sus países de origen.
 
Es una denuncia que hace Save the Children, que con motivo de ese primer aniversario, ha organizado un acto frente al Congreso de los Diputados donde ha recordado la muertes de esos niños y ha instado a todas las fuerzas políticas a que asuman “un compromiso real con la protección de las niñas y niños refugiados, que tome como punto de partida ofrecer a estas personas vías seguras y legales para que puedan llegar a Europa sin arriesgar sus vidas en viajes plagados de peligros”.
 
La organización no gubernamental está convencida de que si existieran canales para que los refugiados pudieran llegar de manera organizada y ordenada se evitarían estas muertes y que los menores intentasen sustraerse al control de las autoridades desapareciendo en los circuitos irregulares. Para Save the Children esto último supone un gran paso para impedir que los niños caigan en manos de redes de tráfico y trata de personas.
 
Según datos que facilita la ONG, el número de niños y niñas migrantes y refugiados que llegan a Europa ha ido creciendo en los últimos meses, “llegando a constituir el cuarenta por ciento de las personas que cruzan el Mediterráneo”. Ateniéndonos a la denuncia, el número de refugiados llegados a Grecia desde Turquía está en aumento, lo que provoca que cientos de niños estén obligados a vivir en campos hacinados, sufriendo escasez de agua y servicios básicos. 
 
Por este motivo, Save the Children ha expuesto durante el acto las medidas urgentes que el gobierno en funciones, o el que esté por venir, deben llevar a cabo:
 
Cumplir con los compromisos asumidos por España ante la Unión Europea en materia de reubicación de personas refugiadas desde Grecia e Italia, dando la prioridad a los niños, tanto si viajan solos como con sus familias.
 
Cumplir con los compromisos asumidos en materia de reasentamiento.
 
Priorizar la reunificación familiar como una de las medidas más efectivas para evitar que los niños refugiados caigan en manos de redes de tráfico y trata de personas.
 
Por último, la ONG también ha querido agradecer las más de 100.000 firmas que ha alcanzado su petición de “no más muertes de niños tratando de llegar a nuestras fronteras”.