Fernández-Díaz pide a la Iglesia que no se meta en asuntos de Estado tras recibir críticas a su gestión

Jorge Fernández-Díaz, ministro del Interior
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

El ministro, católico alineado con las tesis más conservadoras de la Iglesia, afirma que España es un “estado aconfensional” tras las críticas de la Iglesia a la legalización de las ‘devoluciones en caliente’. El Ministro del Interior, Jorge Fernández-Díaz, ha recordado este miércoles que España es un «estado aconfesional» en la que existe una separación de la Iglesia y el Estado y ha advertido, sobre el trato a los inmigrantes, de que no aceptará que se dé la imagen de que el Gobierno no respeta los Derechos Humanos.

Así se ha manifestado después de que la Comisión Episcopal de Migraciones (Conferencia Episcopal) emitiera esta mañana un comunicado, junto a Cáritas, Justicia y Paz y la Conferencia de Religiosos Españoles en el que exigían la «retirada inmediata» de la reforma de la Ley de Extranjería que legalizará la devolución sobre la marcha de los inmigrantes interceptados en las vallas fronterizas de Ceuta y Melilla. Al mismo tiempo, expresan su «enérgico rechazo» a esta iniciativa introducida «a última hora» en el proyecto de Ley de Seguridad Ciudadana.

«Creo en la separación de Iglesia-Estado, cada institución tiene su ámbito de competencia, otra cosa es que han que colaborar en aras del bien común y entiendo que la Iglesia ponga el acento en la misericordia y el aspecto humanitario pero no puedo aceptar que parezca que los demás no tenemos sensibilidad con los Derechos Humanos», ha declarado el titular de Interior en una entrevista en Telecinco que recoge por Europa Press.

Fernández Díaz ha insistido en «no aceptar el concepto de devoluciones en caliente» y se ha referido al de «rechazo en frontera» para explicar la decisión de modificar la Ley de Extranjería. En este sentido, ha recordado la «singular problemática de Ceuta y Melilla» al ser frontera exterior de la UE y encontrarse situadas en África. «Hay miles y miles de inmigrantes ilegales en Marruecos que quieren llegar a España y nosotros tenemos el derecho y deber de proteger las fronteras», ha reiterado el titular de Interior.

El ministro, que ha pedido «comprensión», ha asegurado que si «la solución estuviera en dejarles entrar (a los inmigrantes)» se haría pero ha alertado de que el «efecto llamada sería arrasador».

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA