Arenas calienta la precampaña andaluza acusando a los socialistas de haber arruinado España

Javier Arenas ya no tiene tan segura la victoria en Andalucía. El candidato popular a la Junta ha visto como el aumento de los impuestos aprobado por Rajoy ha menguado sus posibilidades de cambiar su residencia al Palacio de San Telmo en Sevilla, y para defenderse ha arremetido contra la gestión del PSOE y la pésima herencia que deja.

Esta decisión de Rajoy ha hecho que los socialistas cojan aire y se agarren a la “mentira” del presidente, cuando prometió no subir los impuestos, para así criticar la gestión popular. Los socialistas consideran que este es el primer paso para acabar con el estado de bienestar español y han criticado también el mal hacer de los del PP en sus autonomías.

El hacha de guerra que han dejado caer los socialistas está lo bastante afilada para que tengan cuerda para rato y al no conformarse con tachar a los populares de mentirosos, dan por sentado que si llegan a gobernar harán unos recortes devastadores que no ayudarán a que Andalucía salga de la precaria situación en la que se encuentra debido, entre otros factores, a la alta tasa de desempleo.

Abanderado por Fátima Báñez (ministra de Empleo) y Miguel Arias Cañete (ministro de Agricultura) además de los alcaldes populares de la región, el candidato popular obvió, en su intervención en la reunión de la junta directiva regional del PP-A en Córdoba, cualquier problema relacionada con la gestión de los populares y basó su discurso en el mal hacer del PSOE, para desligar así, a su partido de cualquier responsabilidad en el déficit del estado.

Aunque no se ha quedado en simples críticas al partido que a día de hoy gobierna la región, sino que también ha ido un paso más allá y ha asegurado que “tras poner todo en su sitio y cuadrar las cuentas que nos dejan, habrá que plantearse un nuevo sistema de financiación autonómica, porque con el que ideó Zapatero, Andalucía es la provincia más perjudicada”.