Aguirre, ‘indignadísima’ también con las tarjetas opacas de Caja Madrid

Esperanza Aguirre, presidenta del PP de Madrid
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

La presidenta del PP madrileño critica el ‘enchufismo’ de consejeros en esta entidad y ve “imprescindible” que “se sepa cómo y quiénes” crearon el sistema de ‘tarjetas b’. “Es absolutamente comprensible que la noticia de las tarjetas fiscalmente opacas de Caja Madrid haya provocado la indignación ciudadana”. Así lo afirma Esperanza Aguirre en su tradicional artículo de opinión de los lunes en el ABC en el que critica que mientras hay mileuristas, “estos señores, por el simple hecho de tener buenas relaciones con los partidos, los sindicatos o la patronal, hayan podido estar tirando de tarjeta para gastar o para sacar muchos más de mil euros al mes sin justificar”.

“España”, recuerda Aguirre, “sigue hoy con más de cinco millones de parados, lleva más de seis años en una profunda crisis económica”. Un “dramático panorama general” en el que “la noticia” sobre el presunto uso fraudulento de estas tarjetas por partes de consejeros y ejecutivos de Caja Madrid “ha sido un motivo más para provocar la indignación generalizada de los ciudadanos”.

Y es que, según destaca la presidenta del PP madrileño, “no paran de descubrirse operaciones y escándalos que revelan un grado de corrupción de nuestra clase política que resulta absolutamente intolerable”. Casos como el de “Gürtel y Bárcenas en el PP, los ERE de Andalucía en el PSOE, en la UGT y en CCOO, los Pujol y demás escándalos en la Cataluña de los nacionalistas”.

Todo esto no hace sino tener “enfurecidos a los ciudadanos”. “Y con razón”, sentencia Aguirre, ya que critica que “señores que por el simple hecho de tener buenas relaciones con los partidos, los sindicatos o la patronal, hayan podido estar tirando de tarjeta para gastar o para sacar muchos más de mil euros al mes sin justificar”. Algo a lo que hay que sumar que estos mismos consejeros y ejecutivos “han estado al frente de esta caja durante el periodo que ha llevado a la quiebra, que solo con la intervención del Estado se ha podido evitar”.

Para explicar esta situación, Aguirre se remonta a la Ley de cajas de 1985, “una ley socialista”, afirma la ‘lideresa’, que “pretendió democratizarlas (a las cajas) y que lo que hizo fue politizarlas” al dotarlas de consejos de administración.

La dirigente popular considera “imprescindible que, a la hora de depurar responsabilidades, se sepa cómo y quiénes transformaron el sistema de tarjetas que tenía Caja Madrid de gastos ‘a justificar’ con un límite de 600 euros mensuales, en un sistema opaco y fraudulento”.

Lo que no dice Aguirre es que ella fue consejera de esta entidad en 1995 ni que muchos de estos exconsejeros son militantes del PP de Madrid que ella encabeza.

Para terminar, la ‘lideresa’ afirma que “la opacidad de las tarjetas da una idea de la sensación de impunidad con que actuaban los directivos de la caja, y puede explicar la incomprensible trayectoria de esa institución, que, bajo su dirección, pasó de ser una de las entidades crediticias más solidas de España a quebrar estrepitosamente”.