Los sindicatos exigen que Ana Mato e Ignacio González dimitan pero después de solucionar «este caos»

Ana Mato junto a Ignacio González
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

AMYTS, SATSE, CCOO, UGT y SAE denuncian que el protocolo ante este virus “ha fallado” tras el contagio de una auxiliar de enfermería en Madrid. Los sindicatos sanitarios AMYTS, SATSE, CCOO, UGT y SAE han exigido la dimisión de la ministra de Sanidad, Ana Mato, y del presidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio González, por los fallos en la gestión en el primer caso del ébola en Europa tras contagiarse una auxiliar de enfermería en el Hospital Carlos III. Eso sí, antes de irse, Mato y González tienen que solucionar “este caos”.

“La ministra ha sido incapaz de gestionar esta situación desde que empezó, ya en mayo», ha asegurado el portavoz de AMYTS, Julián Ezquerra, que también ha recriminado al sucesor de Esperanza Aguirre que en su día aprobara el plan que ha supuesto el “desmantelamiento” del Carlos III, el hospital de referencia para estos casos “sin tener dispuesto un recambio alternativo”.

Estas dimisiones, según han afirmado los portavoces de los sindicatos sanitarios en una rueda de prensa en Madrid, no tienen que darse ahora, ya que señalan que “quienes están al frente de este caos deben asumir sus responsabilidades y no dejar esta crisis a los que puedan venir después”. “Que no se vayan de rositas”, ha remarcado Ezquerra que ha insistido en la necesidad de reabrir el Hospital Carlos III, referencia en la atención de este tipo de enfermedades contagiosas y que ha sido “desmantelado”, según los sindicatos.

Protocolo

En cuanto al protocolo de seguridad que se ha aplicado en los casos de pacientes de ébola, el secretario general de la Asociación de Médicos y Titulados Superiores (AMYTS), ha denunciado que “ha fallado”, aunque ha eludido dar algún detalle más al respecto a la espera de conocer el resultado de la investigación que hay abierta.

“Se han abierto dos líneas de investigación, una para valorar dónde se ha podido romper el protocolo y otra para analizar todo lo acontecido en los seis días que nuestra compañera estuvo esperando desde que notó los síntomas hasta que ingresó en el hospital de Alcorcón”, ha detallado Ezquerra.

Asimismo, los sindicatos han salido en defensa de la auxiliar de enfermería contagiada que tenía a sus ‘espaldas’ 14 años de experiencia y se presentó voluntaria para atender a los dos religiosos afectados por este virus. “Sabía lo que se hacía”, han afirmado los portavoces sindicatos que han tachado de “lamentables” las declaraciones sobre si se habría quitado el traje de protección.