Denuncian el desmantelamiento del Ramón y Cajal: 250 camas y 600 trabajadores menos en los últimos años

Hospital Ramón y Cajal

La Marea Blanca propone ‘inundar’ el buzón de la Consejería de Sanidad de cartas de protesta por la situación que atraviesa el hospital. Nuevas denuncias contra la política sanitaria del Gobierno de Ignacio González, ahora por la situación en la que se encuentra el Hospital Ramón y Cajal. Según ha denunciado la Coordinadora en Defensa de la Sanidad Pública del Área 4, el “desmantelamiento” del centro es cada vez más preocupante y los recortes de la Comunidad de Madrid hacen que el hospital esté en ‘peligro’. Entre otras cosas, dice, en los últimos cinco años se han cerrado 250 camas y se ha prescindido de 600 trabajadores. Algo que la dirección del centro niega.

En una nota emitida a finales de la pasada semana, y que han difundido diversos colectivos de la Marea Blanca, la Coordinadora asegura que la “preocupación por la política de desmantelamiento que la Consejería está desarrollando contra el Hospital y Cajal y sus Centros de Especialidades” es la que le ha llevado a iniciar una “campaña para tratar de salvar” el centro.

Y ha decidido empezar por informar a la ciudadanía de la situación en la que se encuentra el hospital tras los recortes del Ejecutivo autonómico, acción a la que seguirán “charlas y reuniones” en los barrios. Además, aseguran desde la Coordinadora, “las medidas que se tomen” para luchar contra el desmantelamiento “serán las que las vecinas y los vecinos democráticamente vayan decidiendo tras conocer la agresión de la que está siendo víctima nuestro hospital”.

Entre otras cosas, el colectivo afirma que en los últimos cuatro años se han cerrado 250 camas. “De 1.146 que había en 2010 a 900 que según la Dirección hay en la actualidad”, una cifra que podría aumentar “con las obras, fusiones y reestructuraciones actuales”. Asimismo, critica que se hayan “concentrado tres UVI posquirúrgicas (Cardiología, Neurología y Cirugía General) en una, disminuyendo seis camas y separándolas de los quirófanos”.

La dirección lo atribuye a una mayor eficiencia

La dirección del Hospital niega este extremo. Afirma que la reducción de camas «funcionantes» se limita a 151 y es consecuencia del «uso más eficiente de las mismas poniendo en marcha medidas alternativas a la hospitalización tradicional reduciéndose, consecuentemente, la estancia media».

En otras palabras, los enfermos permanecen menos días en el hospital porque buena parte de los procesos asistenciales se han convertido en ambulatorios y la estancia media ha descendido considerablemente. Así, en 2010, la estancia media era de 8,77 días y en 2014, la estancia media es de 7,65 días. «Este es el auténtico indicador de calidad, el del número de estancias evitadas», añade la dirección.

Pero los problemas que denuncia la Coordinadora no acaban ahí. Según su versión, “han cerrado la planta de hospitalización de endocrinología”, se ha “reducido la plantilla en 600 trabajadores en los últimos cinco años”, y se proyecta “eliminar 14 quirófanos en los próximos meses: de 46 a 32”. Además, denuncian que “se ha deteriorado la limpieza del hospital desde que entró Clece (contrata de Florentino Pérez)”.

Por otro lado, critican el deterioro del servicio de lencería (ropa de cama, uniformes, etc.) “desde que Flisa-ONCE se hizo cargo de la Lavandería Hospitalaria Central de Mejorada del Campo”.

“Han convertido el hospital en una obra”, se queja el colectivo, que afirma que “la atención sanitaria está afectada por los múltiples espacios y vías inutilizadas”. Y señala que dentro de poco se llevarán “varios servicios del hospital (Almacenes, Personal, Contabilidad…) a una nave industrial. Se habla de que el alquiler costará 144.000 euros anuales. Se va a empeorar el servicio prestado y separadas estas unidades del hospital será más fácil su privatización”, afirma la Coordinadora.

Todo ello mientras “siguen derivando pacientes a clínicas privadas”, algo que “irá en aumento” con la “reducción de medios del hospital”.

Ante esta situación, el colectivo insta a la ciudadanía a movilizarse y llama a ‘inundar’ el buzón de la Consejería de Sanidad de quejas por la situación del Ramón y Cajal. “Si quieres evitar el desmantelamiento del Hospital Ramón y Cajal y que se enriquezcan con nuestra salud y nuestro dinero, empieza por enviar un nota de protesta al Consejero de Sanidad al siguiente correo: [email protected]”.

La Coordinadora en Defensa de la Sanidad Pública del Área 4 está formada por trabajadoras y trabajadores del Hospital Ramón y Cajal y sus Centros de especialidades (San Blas y Emigrantes), por profesionales de Atención Primaria y Salud Mental y por vecinas y vecinos (asociaciones de vecinos, 15M…) de los barrios de Hortaleza, Ciudad Lineal, La Elipa, San Blas, Canillejas y Barajas.