Rajoy actualizará las pensiones, frenará las prejubilaciones y suprimirá los puentes

El presidente del Gobierno electo, Mariano Rajoy, ha desvelado ante el pleno del Congreso las líneas básicas del plan de reformas que pondrá en funcionamiento cuando ocupe oficialmente La Moncloa a partir de este miércoles. En su discurso de investidura, el líder del PP se ha comprometido a actualizar las pensiones a partir de enero de 2012, así como a frenar las prejubilaciones y suprimir los puentes para trasladar las fiestas al “lunes más cercanos” y ahorrar así costes.

Hoy era el gran día de Rajoy. Tras varios intentos, el presidente del PP ha acudido hoy a un debate de investidura no como el líder de la oposición, como hasta ahora, sino con la ‘chaqueta’ de ganador desde el primer minuto. Y es que, la mayoría que logró en las pasadas generales se dejaba notar hasta en el propio pleno en el que se veía a un Rajoy tranquilo, incluso simpático, y dispuesto a recibir los aplausos de la bancada popular.

Y así ha empezado su intervención. Tras remarcar en varias ocasiones que la prioridad de su Gobierno será luchar contra el paro, ha empezado a enumerar una larga lista de medidas “urgentes” encabezadas por “el único compromiso de anuncio de aumento de gasto” que iba a comunicar en este debate: la actualización de las pensiones en 2012.

Tras la pertinente lluvia de aplausos que ha desatado este anuncio, Rajoy seguía con su discurso. Minutos después saltaba la segunda sorpresa en este ámbito. “Nos propondremos acercar la edad real de jubilación a la edad legal, suprimir las prejubilaciones y poner freno a la práctica abusiva que supone hacer de la prestación por desempleo en los últimos años de la vida laboral, un mecanismo de prejubilación encubierta”.

Una medida con la que, según han desvelado expertos económicos del PP a EL BOLETIN, el nuevo presidente del Gobierno quiere iniciar la senda de recortes en torno a ciertos privilegios que hasta el momento se estaban dando.

La tercera ‘bomba’ que tenía preparada para su estreno en el debate nada tenía que ver con el empleo, aunque no por ello carecía de actualidad. Apenas un par de semanas después del ‘acueducto’ que para algunos fueron las pasadas fiestas de la Constitución y la Inmaculada Concepción, Rajoy ha anunciado el fin de estos ‘macropuentes’. “Se trasladaran las fiestas al lunes más cercano”, eso sí “con la excepción de aquellas fechas de mayor arraigo social.

Una vez más, los diputados y senadores que se agolpaban en la ‘bancada’ popular rompían a aplaudir ante tal anuncio. Y es que, estas tres ‘píldoras’ con las que el presidente del PP quería demostrar que sí tenía un plan de reformas han recibido el amplio respaldo de todos los representantes del partido. Incluso, eran bien recibidos por la tribuna, dónde se agolpaban Esperanza Aguirre, María Dolores de Cospedal, Alberto Fabra, Rita Barberá o la propia mujer de Rajoy.

Ante la repercusión que han tenido estos anuncios ha quedado en un segundo plano el recorte en 16.500 millones del déficit para el año que viene. “Ese es nuestro compromiso y a él nos vamos a atener”, ha asegurado el líder popular que ha recordado las imposiciones fijadas al respecto por la UE.

Estos 16.500 millones pueden verse incrementados, según han asegurado a este diario expertos económicos del PP. En concreto, pueden ascender a 20.000 millones de euros si se cumplen sus peores augurios respecto a la ‘herencia’ que en las arcas del Estado les dejará Zapatero.

Para conocer esta cifra habrá que esperar al año que viene, en concreto a marzo cuando Rajoy tendrá listo los Presupuestos Generales del Estado. Unas cuentas que, según estas fuentes, evidenciarán los recortes que tiene pensado hacer el nuevo presidente del Gobierno. Y es que, es en con la llegada de la primavera cuando Rajoy deberá meter bastante tijera para cuadrar los números y cumplir con los compromisos de Europa, tal y como recuerda cada vez que se le pregunta.