Currently set to Index
Currently set to Follow

Musk, obligado a vender acciones de Tesla por una encuesta de Twitter… y por Hacienda

Elon Musk

Elon Musk, consejero delegado de Tesla

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Elon Musk ha vuelto a crear polémica en las redes sociales al subir una encuesta a Twitter en la que dejaba en manos de los usuarios si debía desprenderse de un 10% de sus acciones de Tesla. Sin embargo, la razón de una desinversión de este calado podría ser más prosaicas: el magnate se enfrenta a una factura fiscal de más de 15.000 millones de dólares que prácticamente le obliga a vender acciones del fabricante de vehículos eléctricos.

“Se está hablando mucho últimamente de que las ganancias no realizadas son una forma de evadir impuestos, así que propongo vender el 10% de mis acciones de Tesla. ¿Lo apoyas?”. Ese el texto que colgó Musk, con 62,7 millones de seguidores, en su perfil de Twitter en lo que parecía una respuesta provocadora a la propuesta del senador Ron Wyden de un impuesto a los multimillonarios para gravar la tenencia de acciones.

El consejero delegado de Tesla aseguró que “acatará los resultados de esta encuesta, sea cual sea el resultado”. Los resultados fueron un 58% a favor de la venta y un 42% en contra, lo que sugiere que venderá las acciones.

Independientemente de los resultados de la encuesta, Musk probablemente habría empezado a vender millones de acciones este trimestre, publica sin embargo la CNBC. La razón: una factura fiscal inminente de más de 15.000 millones de dólares.

Musk recibió opciones en 2012 como parte de un plan de compensación. Dado que no recibe un salario o una bonificación en efectivo, su riqueza proviene de las adjudicaciones de acciones y de las ganancias en el precio de las acciones de Tesla. El premio de 2012 fue de 22,8 millones de acciones a un precio de ejercicio de 6,24 dólares por acción. Las acciones de Tesla cerraron el viernes a 1.222,09 dólares, lo que significa que su ganancia por las acciones asciende a algo menos de 28.000 millones de dólares.

La empresa también ha revelado recientemente que Musk ha contraído préstamos utilizando sus acciones como garantía, y con las ventas, el magnate puede querer pagar algunas de esas obligaciones de préstamo.

Las opciones expiran en agosto del próximo año. Sin embargo, para ejercerlas, Musk tiene que pagar el impuesto sobre la renta por la ganancia. Dado que las opciones tributan como una prestación o compensación a los empleados, se gravarán a los niveles superiores de renta ordinaria, es decir, el 37% más el 3,8% de impuesto sobre inversiones netas. También tendrá que pagar el tipo impositivo máximo del 13,3% en California, ya que las opciones se concedieron y ganaron en su mayor parte mientras era residente fiscal en California.

Combinado, el tipo impositivo estatal y federal será del 54,1%. Así que la factura fiscal total de sus opciones, al precio actual, sería de 15.000 millones de dólares.

Musk no ha confirmado la magnitud de la factura fiscal. Pero tuiteó: “Tenga en cuenta que no recibo un salario en efectivo ni una bonificación de ninguna parte. Sólo tengo acciones, por lo que la única forma de pagar impuestos personalmente es vendiendo acciones”.

Dado que los directores ejecutivos tienen ventanas limitadas para vender acciones, y Musk probablemente querría escalonar las ventas durante al menos dos trimestres, los analistas y los expertos en impuestos han estado esperando que Musk comience a vender en el cuarto trimestre de 2021.