MSF pide que las primeras vacunas de Johnson & Johnson se destinen a países con pocos recursos

Médicos Sin Fronteras

Médicos Sin Fronteras

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Médicos Sin Fronteras (MSF) ha pedido este jueves que las primeras dosis de la vacuna contra la COVID-19 desarrollada por la farmacéutica estadounidense Johnson & Johnson se destinen a países de ingresos bajos y medios a través del mecanismo COVAX.

 

Según ha recordado la organización en un comunicado, la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés) se reúne este viernes para abordar la autorización para el uso de emergencia de esta vacuna candidata contra el coronavirus.

De aprobarse, Médicos Sin Fronteras ha solicitado a la farmacéutica que «remita sus primeros envíos a COVAX para que lleguen a países de renta baja y media en lugar de a los países de ingresos altos».

En este sentido, ha recordado que el secretario general de la ONU, António Guterres, ha calificado la distribución de los inmunizadores de «tremendamente desigual e injusta».

«Solo diez países de altos ingresos han administrado el 75 por ciento de todas las vacunas, mientras que más de 130 países no han recibido ni una sola dosis. En línea con esta tendencia inaceptable, 1.439 millones de dosis de la vacuna de Johnson & Johnson están ya comprometidas en acuerdos de compra anticipada, la mayoría de las cuales, el 56 por ciento, están concertadas con países de ingresos altos», ha lamentado MSF.

La farmacéutica estadounidense ha presentado una solicitud a la Organización Mundial de la Salud (OMS) para que su vacuna sea incluida en la lista de uso de emergencia, una condición necesaria para abastecer el mecanismo COVAX, al que se ha comprometido a suministrar hasta 500 millones de dosis en los próximos años.

«De ellas, solo se proveerán 100 millones de dosis en 2021, y el acuerdo sigue teniendo la forma de un memorando de entendimiento no vinculante», ha precisado al respecto la organización.

Asimismo, ha subrayado que este inmunizador «podría constituir una herramienta importante en la respuesta mundial a esta pandemia (…) ya que, a diferencia de las otras vacunas contra el COVID-19 que se utilizan en la actualidad, podría requerir solo una dosis y almacenarse a temperaturas normales de frigorífico».

«Es esencial que la vacuna se distribuya de forma equitativa en todo el mundo, y no se suministre primero a los mejores postores», ha aseverado, por su parte, la asesora de políticas estadounidenses de la Campaña de Acceso de MSF Dana Gill, para añadir que Johnson & Johnson «debería proveer a los países de ingresos bajos y medios y cumplir inmediatamente su compromiso con COVAX».

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA

EnglishFrenchGermanSpanish