Merkel cierra la puerta a la suspensión de las patentes de las vacunas

La canciller alemana, Angela Merkel, durante su intervención en el Bundestag

La canciller de Alemania, Angela Merkel. Autor: Bernd von Jutrczenka/dpa

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

La canciller alemana, Angela Merkel, enfría los ánimos sobre la liberación de las patentes de las vacunas contra el covid-19 tras la propuesta realizada por el presidente de EEUU, Joe Biden.

El plan crearía “graves complicaciones” para la producción de vacunas, según ha señalado un portavoz del gobierno alemán a Bloomberg. La administración germana parece alinearse con los argumentos del sector de que sin el incentivo de los beneficios derivados del gasto en investigación y desarrollo, los fabricantes de medicamentos podrían no actuar con la misma agresividad para fabricar vacunas en el futuro.

El Gobierno estadounidense abrió el debate esta semana de apoyar una exención temporal de los derechos de propiedad intelectual de las vacunas contra el covid-19. El movimiento ha sido aplaudido por la Organización Mundial de la Salud (OMS). También Nueva Zelanda o Francia han respaldado el plan, mientras que la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, dijo el jueves que el bloque estaba dispuesto a discutirlo.

Está previsto que EEUU, Alemania y otros países retomarán el debate sobre la idea en las próximas semanas a través de la OMC, enfrentando la idea de compartir los conocimientos técnicos patentados con la necesidad de aumentar el suministro mundial, especialmente en los países en desarrollo que han tenido dificultades para inocular a su población.

La posición de Merkel muestra que simpatiza con el argumento de fabricantes de medicamentos como BioNTech, con sede en Maguncia (Alemania), cuya vacuna, junto con Pfizer, utiliza la tecnología más avanzada de ARN mensajero.

“El factor limitante para la producción de vacunas son las capacidades de fabricación y los altos estándares de calidad, no las patentes”, ha explicado el portavoz del gobierno alemán. “La protección de la propiedad intelectual es una fuente de innovación y esto tiene que seguir siendo así en el futuro”.

Funcionarios y diplomáticos en Bruselas advirtieron que estas discusiones llevarán meses y probablemente sólo darán lugar a exenciones parciales, ya que hay pocas posibilidades de que la UE y EEUU acepten ceder la propiedad intelectual para la revolución de su tecnología de ARNm con China.

En cualquier caso, la mayoría de los países pobres del mundo no tienen ni la capacidad ni la experiencia para producir tratamientos tan avanzados. Una solución más inmediata al problema, según los funcionarios, sería que EEUU, Reino Unido y otros países siguieran el ejemplo de la UE y levantaran sus restricciones efectivas a las exportaciones de vacunas a quienes las necesitan.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA