www.elboletin.com

Las antiguas cajas ponen a la venta toda su participación en Duro Felguera

jueves 28 de febrero de 2013, 00:00h
La suerte estaba echada desde hace días, como ya adelantó EL BOLETÍN. Las antiguas cajas de ahorros agrupadas en EBN Banco habían dispuesto la venta de su cartera industrial y Duro Felguera ha sido la primera participada a la que han colgado el cartel de ‘se vende’. Un paquete del 6,18% de la ingeniería valorado en 52,4 millones a precios de mercado busca nuevo dueño.

Esta primera venta ha sido confiada por las cajas dueñas de EBN Banco a los gestores de JB Capital Markets. De ellos dependerá encontrar un buen precio para los 9,88 millones de acciones de Duro Felguera de los que ahora quieren desprenderse las entidades financieras para hacer caja y obtener algo de liquidez. De este modo, se ha optado finalmente por la modalidad de colocación acelerada en lugar de ir soltando papel en el mercado abierto, las dos posibilidades que hace ya una semana adelantaba este portal.

El pasado jueves, ya a cierre de mercado como ha ocurrido hoy, Pescanova y la propia Duro Felguera comunicaban al mercado la “dimisión irrevocable” de Liquidambar, la sociedad inversora a través de la que EBN mantenía su participación en ambas compañías. Una sentencia inequívoca de venta, juzgaron entonces los expertos, y el día de autos ha llegado hoy por la ingeniería. La alimentaria, ya hay quien especula, podría ser la siguiente, pero no la única.

La instrumental había hecho lo propio unos días antes en La Seda de Barcelona y en Amper había reducido su peso por debajo del significativo umbral del 5%. La amenaza desinversora está servida, vaticinan los expertos, para delicia de los inversores de perfil más especulativo entre bandazos de precio al calor de cada nuevo rumor sobre los turnos de venta y los posibles precios de umbral para cada caso.

Liquidambar está participada íntegramente por EBN, que a su vez mantiene participaciones menos significativas en otras cotizadas. Sus antiguas cajas de ahorros accionistas son Caja España-Duero, que apunta a quedar en manos de Unicaja y necesita recuperar cierta solvencia para ello; el Sabadell, que ya ha soltado buena parte del lastre heredado de la CAM; y Banco Mare Nostrum (BMN) en la que la sombra de la nacionalización pesa cada vez con más fuerza.

Previsiblemente, mañana mismo tendrá lugar la comunicación al mercado de cómo se ha resuelto la operación, para la que se ha escogido el día inmediatamente posterior al de la presentación de las cifras de 2012. El año pasado, la española de ingeniería cosechó un beneficio récord de 116 millones de euros, un 16% más que en el ejercicio anterior gracias a su salto internacional.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios