Los bancos franceses pagan la torpeza de Sarkozy

La Cumbre Europea de la pasada semana no despejó las dudas que tenía que despejar y dejó en evidencia al presidente galo, Nicolas Sarkozy, cuando el Reino Unido decidió mantenerse al margen de suscribir un nuevo tratado para la UE. La presión se centra ahora en Francia y en si logrará mantener su calificación crediticia (AAA). Por eso, esta semana los grandes bancos galos han sido los más castigados del Eurostoxx 50, con una caída semanal del 17,16% en el caso de Société Générale y del 12,81% en el caso de BNP Paribas.

En el índice selectivo de la zona euro el lunes estos dos bancos franceses cerraron la sesión con caídas del 4,88% y del 5,04% respectivamente. El martes, Société Générale cayó un 4,73% (siendo el valor más castigado de todo el índice) y BNP Paribas hizo lo propio un 2,52%. El miércoles ambas entidades aparecían en la cola del Eurostoxx 50 tras registrar pérdidas del 7,98% (Société) y 7,36% (BNP).

Estos datos contrastan con los registrados el pasado viernes, coincidiendo con la propia Cumbre (que según los expertos consultados por EL BOLETÍN no obtuvo ningún resultado que invite al optimismo). Aquel día BNP Paribas ganaba un 4,48% y Société Générale subía un 2,32%. Ayer jueves, ambas instituciones financieras se recuperaron algo después de tres días de fuertes pérdidas, y cotizaron casi plano. Esta media mañana, no obstante, Société Générale volvía a caer un 1,16% aunque BNP lograba aparecer en verde (+1,28%).

La tensión que se acumula sobre Sarkozy por los ataques que sufre su sector bancario (que sería, según algunos analistas, el camino para dinamitar la confianza del país) se hizo evidente cuando recientemente las autoridades galas acusaron al Reino Unido de estar peor que ellos. «Las agencias de rating deberían rebajar la nota de Gran Bretaña primero, porque tiene más déficit, más deuda emitida, una inflación más alta y un menor crecimiento que nosotros», aseguró este jueves el presidente del Banco de Francia, Christian Noyer.

Algunas fuentes vinculadas al sector financiero galo han explicado que las presiones que sufren los grandes bancos del país se deben sobre todo a la mala coyuntura económica de la región (según el Banco Internacional de Pagos, las entidades francesas se encuentran entre las más expuestas a la deuda soberana de países como Grecia o Italia) y no a otro tipo de problemas.