La recogida de beneficios se impone en un Ibex 35 que pierde los 8.600 puntos

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

El éxito cosechado por el Tesoro Público en su subasta de este martes no ha sido suficiente para frenar la recogida de beneficios a la que los inversores se apuntaban desde primera hora. A media sesión negociadora, el retroceso del Ibex 35 alcanza el 1,2% y se lleva por delante los 8.600 puntos de referencia, lastrado también por una prima que coquetea con los 350 enteros.

Los miedos al techo de gasto en EEUU y los dispares datos de inflación en las economías del Viejo Continente invitan a los inversores a colocarse en el lado vendedor de la ventanilla y rentabilizar el rebote de los parqués en los últimos días. El efecto balsámico de la nueva cita del Tesoro se diluye según avanza la jornada. Y eso, pese a que se ha conseguido colocar más de lo previsto (5.754 millones de euros) a tipos un 40% inferiores a los de la última emisión de letras.

En el Ibex 35, índice por antonomasia de la Bolsa española, los ligeros retrocesos de primera hora se incrementan hasta el punto de llevar al selectivo a probar los 8.535 puntos. Las cotizadas que más pesan en su gráfica son Banco Santander (-3,3%), Mapfre (-3%), Sacyr (-2,9%), Bankinter (-2,8%) y OHL (-2,5%). Mientras tanto, entre las pocas que consiguen esquivar la tendencia general del parqué destacan los nombres de Red Eléctrica (+1,2%), Amadeus (+0,9%), Dia (+0,8%) y ArcelorMittal (+0,6%).

En el resto de plazas europeas, los titubeos a uno y otro lado de la gráfica marcan la media sesión de los principales índices bursátiles. Entre los que prueban con más fuerza el paso por caja de los inversores se colocan el paneuropeo EuroStoxx 50 (-0,5%), el CAC 40 de París y el DAX de Fráncfort, que ceden un 0,3% en ambos casos. Entre las que capean el rojo se sitúan el Ftse Mib de Milán (+0,1%) y el SMI de la Bolsa de Zúrich que, ajeno a la tendencia mayoritaria, remonta un 0,7%.

Por el mercado secundario de deuda, la retirada de inversores también se deja a notar. La rentabilidad de los bonos españoles a diez años, lejos de celebrar la colocación de letras acontecida hoy, rebota hasta el 4,99%, al filo de recuperar una vez más el indeseado 5%. Mientras tanto, los ‘bunds’ alemanes de referencia cotizan a tipos del 1,52%. La prima de riesgo asciende hasta los 347 puntos básicos, en una nueva remontada tras haber tanteado posiciones por encima de los 350 enteros al comienzo de la sesión.

Al otro lado del Atlántico, los futuros del parqué neoyorquino también se visten de rojo a la espera de cifras sobre ventas minoristas y manufacturas. Mientras llegan, la incertidumbre en torno al techo de gasto inclina la balanza del lado vendedor en Wall Street. Los futuros del Dow Jones prevén una apertura un 0,2% a la baja, mientras que los del S&P 500 y el tecnológico Nasdaq auguran retrocesos del 0,3% en ambos casos.