La vuelta del apetito por el riesgo dispara la inversión en ‘activos peligrosos’

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

El repunte del apetito por el riesgo ha disparado la inversión en los valores de pequeña capitalización (‘small caps’) y en la deuda de calidad especulativa (‘bonos basura’) en los últimos meses. Con ello, las rentabilidades han superado las previsiones del mercado.

En Europa, el Dow Jones EuroStoxx 200 de pequeñas empresas acumula una revalorización desde que comenzó el año del 18%, un porcentaje superior al de las compañías de mediana capitalización que se sitúa en el 14%. En nuestro país, el Ibex Small Caps consigue un saldo desde enero del 9,72% frente a la del Ibex 35 que es del 8%. Los expertos consultados explican que los fondos han retomado la actividad de los valores de pequeña capitalización para «sacar partido a corto plazo de los vaivenes del parqué y estos valores son idóneos para ello».

Los analistas detallan que «el pánico que se vivió a finales de 2008 tras la caída de Lehman Brothers tumbó la cotización de estas compañías». En este contexto, aseguran que todos los fondos de inversión eliminaron totalmente de sus carteras las apuestas en los valores de menor capitalización. Y es que en el pasado ejercicio, en nuestro país, el índice de los «chicharros» perdió más de un 70% de su valor tras las ventas masivas de los fondos.

Las suculentas rentabilidades se hacen latentes también en lo bonos de calidad especulativa. En el segundo trimestre, el índice de referencia Merrill Lynch High Yield se ha revalorizado un 28%. Los expertos detallan también que la oferta ha crecido de manera espectacular en los últimos meses. Sólo la agencia de calificación Moody´s rebajó a ‘bono basura’ la deuda de 76 empresas internacionales en un mes.

Tampoco se queda atrás S&P, que convirtió a 15 compañías en nuevos ‘ángeles caídos’ en junio, lo que se traduce en el tercer total más alto desde 1987. La más alta fue en diciembre de 1997, durante la crisis financiera asiática, y la segunda, en marzo del 2009.

Esta agencia de calificación anunció también que en lo que va del año, 60 emisores han sido rebajados a estatus ‘basura’, lo que representa 209.000 millones de dólares en el mercado mundial de deuda.

A pesar de las altas rentabilidades que ofrecen estos productos los analistas recomiendan diversificar las carteras por “los riesgos que todavía existen». En este sentido, algunos expertos advierten de las actuales tensiones entre la caída de los beneficios de las compañías y el entorno macroeconómico a escala internacional.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA