Popular desanda el rebote en Bolsa pese a la reforma de su organigrama

Banco Popular
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email
Compartir en Meneame

La banca sufre castigo por tercera sesión ante las dudas que el sector genera en Portugal y la incertidumbre en torno a los movimientos de los bancos centrales.

El rojo de los descensos se adueña por tercera sesión consecutiva de la gran mayoría de los valores financieros europeos. Popular no es ninguna excepción, y se apunta caídas de hasta el 2,1% en esta sesión de miércoles a pesar de la drástica remodelación de organigrama que ha llevado a cabo para mejorar la rentabilidad de su negocio.
 
La noticia de la implantación de la nueva estructura organizativa se traducía en alzas a contracorriente de hasta el 1,11% para Popular al arranque de la sesión, sin embargo, las posiciones vendedoras han ido ganando protagonismo conforme ha ido avanzando la sesión al punto de convertir al banco en uno de los valores más bajistas del Ibex 35. En las últimas tres sesiones, su gráfica acumula pérdidas por un 8,5% de su capitalización bursátil, si bien por el momento logra mantener soportes de inmediata referencia.
 
El vértice del cambio aprobado para el banco por su consejo de administración está en la creación de cuatro nuevas direcciones generales, cuyo principal objetivo es aumentar la rentabilidad del negocio y así, repercutir al alza en la cotización en Bolsa. En este sentido, se busca incrementar los ingresos, optimizar los costes y reducir el volumen de activos no rentables.
 
Desde la entidad que preside Ángel Ron se explica que la reforma directiva va encaminada hacia una gestión orientada por una mayor segmentación y especialización que pasa por la transformación del actual modelo de distribución y operaciones. Así, se contempla la creación de la dirección general de Transformación Digital, la dirección general de Medios, la de Negocio Especializado y la de Negocio Inmobiliario y Transformación de Activos.
 
Esta última se gestionará de forma independiente y separada de la actividad principal del banco y tendrá que rendir cuentas directamente al nuevo consejero delegado de la entidad, Pedro Larena, en el cargo desde el pasado 29 de julio. En esta rama se incluirán también todas las actividades no principales del banco que actualmente se encuentran en proceso de definición.