Abengoa se pierde el rebote de la Bolsa con el relevo de bonistas a acreedores

Instalaciones de Abengoa

El objetivo del paso al frente de los tenedores de bonos de la renovable sería evitar la venta de su filial estadounidense para conseguir fondos de emergencia. Las acciones de tipo B de Abengoa, las que hace solo unos meses formaban parte del índice Ibex 35, se pierden el madrugador rebote del selectivo para sufrir caídas de más de un 1% a los primeros compases de la negociación que después se ha ampliado hasta más del 5%. Así se encaja la nueva hoja de ruta para evitar su definitiva quiebra.

Tras las evasivas de la banca acreedora, parecen ser ahora los bonistas quienes se conviertan en protagonistas del primer rescate de Abengoa. En torno al fondo Houlihan Lokey, con unos 1.500 millones de euros de pasivo en cartera, estarían ultimando la necesaria inyección de 100 millones de euros para hacer frente a los compromisos financieros más inmediatos de la renovable, según apunta Cinco Días.

El objetivo de este movimiento no sería otro que evitar que la matriz española del grupo se desprenda de su filial estadounidense, la rebautizada Atlantica Yield. El mismo rotativo apunta a que el Banco de España obligará a las entidades prestamistas a provisionar en sus cuentas un 25% de los saldos transferidos a una cotizada que retrasa la presentación de su plan de viabilidad para terminar de limar las últimas asperezas con la consultora Álvarez & Marsal, que guía a la banca en un proceso que ya se ha saldado con la pérdida de 500 empleos.