El plan del Gobierno para que los bancos se deshagan rápidam

El plan del Gobierno para que los bancos se deshagan rápidamente de sus activos inmobiliarios ha disparado la especulación entre las pequeñas ‘ladrilleras’ del parqué español. Estas compañías, blanco frecuente de operaciones intradía, han abierto la sesión del viernes con fuertes alzas que han multiplicado su característica volatilidad y su volumen de negocio.

Los analistas consultados por EL BOLETÍN han destacado que el objetivo primario de la reforma de sacar de la cartera de los bancos “el mayor número de viviendas posible y al mejor precio”, tal como ayer afirmó el ministro de Economía, no es en absoluto una noticia positiva para las inmobiliarias, que tendrán que seguir la estela de los bancos y rebajar el precio de sus activos para atraer compradores.

Ante este criterio de consenso, los inversores de perfil más especulador han preferido atender a la posibilidad de que a medio plazo la medida reactive el mercado inmobiliario y el crédito hipotecario recupere parte de su fluidez. Con estas premisas, que aún quedan muy lejos de ser realidad tal como apuntan los expertos, los operadores intradía se han lanzado a calentar las pequeñas del sector, más sensibles a las operaciones por su escaso volumen de negociación o sus bajos precios de cotización.

Fergo Aisa, uno de los valores más volátiles del parqué madrileño, ha hecho hoy honor a esta fama al anotarse rebotes y desplomes del 12,5% a lo largo de toda la sesión. Una lucha entre los inversores alcistas y bajistas del valor que ha duplicado su volumen de negocio hasta alcanzar superar los 11,6 millones de títulos poco antes del cierre del parqué. Una cifra que además, la ha colocado como la quinta más negociada en este viernes de todo el Continuo, solo por detrás de cuatro pesos pesados del Ibex 35.

El bajo precio de Fergo Aisa ha sido una sesión más el principal motivo de los bandazos que ha sufrido. Con órdenes que variaban entre los 3,5 y los 4,5 céntimos por acción, los inversores tan pronto la coronaban como la más pujante de toda la Bolsa española como la condenaban al último puesto de la tabla. Sin embargo, los bandazos no han sido hoy exclusividad de la catalana.

Quabit, que al comienzo de la sesión se apuntaba avances del 5%, ha llegado a incurrir en leves descensos al ecuador de la jornada, aunque siempre en el entorno de los 8 céntimos por acción. Según se aproximaba el cierre de los mercados y dentro de la volatilidad mostrada por el sector, los inversores parecían optar cada vez más por un cierre en plano después de haber negociado 9 millones de títulos. Una cifra en línea con su media anual y que le otorgaba el sexto puesto de las compañías con más volumen de negocio este viernes.

A diferencia de estas dos, otras como Inmobiliaria del Sur (+3,45%) y Grupo San José (2,17%), con un precio de cotización más alto han conseguido aferrarse a las ganancias gracias al poco volumen que han movido. En la segunda de ellas, poco antes del cierre solo se había negociado un 17% de su volumen medio diario.

Fuera de esta sesión de rebotes especulativos dentro del sector inmobiliario se quedaba Metrovacesa. El recorte de valoración que sus bancos accionistas han llevado a cabo para la compañía daba paso a caídas de más del 4% en algunos compases de la sesión, aunque conseguía multiplicar por dos su volumen de negocio. Montebalito, una de las ‘ladrilleras’ más ilíquidas del parqué nacional, también se quedaba rezagada también con descensos del 4%, aunque conseguía mover 524 títulos cuando ayer no registró operación alguna.