La EBA desata otra oleada de pesimismo sobre la banca y hunde de nuevo a las bolsas

Sede de la EBA
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

“Los bancos no deberían sentirse muy seguros tras las pruebas de estrés, incluidos los que las pasaron”, señala el presidente de la EBA. A pesar de una apertura de mercado ligeramente alcista, las principales plazas bursátiles europeas volvían a sucumbir a fuertes pérdidas a media sesión. Las pruebas de resistecia del pasado domingo siguen sin lograr calmar a los inversores y más aún después de que el presidente de la Autoridad Bancaria Europea (EBA), Andrea Enria, haya tirado piedras sobre su propio tejado al defender en una conferencia en Berlín que “los bancos no deberían sentirse muy seguros tras las pruebas de estrés, incluidos los que las pasaron”.

En España, el Ibex 35, que ayer se dejó un 1,4%, se desplomaba a media sesión otro 2,39% hasta situarse al borde de perder de nuevo los 10.000 puntos, en 10.004 enteros. El valor más castigado era Abengoa, con una caída del 4,5%, si bien el principal lastre del selectivo volvía a ser el sector financiero, arrastrado por las noticias llegadas de Europa donde el italiano Monte dei Paschi ha sido suspendido de negociación cuando caía más de un 5% y el griego Eurobank se desplomaba un 10%. El Sabadell, que durante la mañana llegó a subir más de un 2,5% en respuesta a sus resultados trimestrales, cedía un 2,13%. Dentro del indicador, sólo BME escapaba de los números rojos con una subida del 0,25%.

Fuera de nuestras fronteras, fuertes retrocesos también en el resto de plazas bursátiles europeas. El Eurostoxx 50, principal indicador del Viejo Continente, retrocedía un 1,7% hasta situarse en 2.971 puntos. Al otro lado del Atlántico, los futuros de Wall Street apuntaban a una apertura con retrocesos en los índices Dow Jones y Nasdaq del entorno del 0,5%. Ayer, el parqué neoyorquino cerró con ligeras bajadas después de que la Reserva Federal estadounidense confirmara el fin del programa de estímulos.

Castigo también para la deuda española en los mercados de renta fija con la prima de riesgo subiendo un 5,66% hasta alcanzar los 132,60 puntos. En concreto, el bono de referencia español ofrecía una rentabilidad en el mercado secundario de un 2,185%, por el 0,859% que pagaba el bund germano. En lo que se refiere al resto de países de la denominada periferia europea, la prima de riesgo italiana subía hasta los 165,40 puntos, mientras que la de Irlanda alcanzaba los 97,70 enteros. El diferencial de Portugal con Alemania era de 252,40 puntos, y el de Grecia de 732,40.