Enel pone cifras al expolio de Endesa: el beneficio cae a la mitad sin activos en Latinoamérica

Oficinas de Enel
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Una Endesa sin negocios en Latinoamérica hubiera ganado un 51% menos que lo publicado en el primer semestre del año. No sólo eso, sino que su deuda habría engordado más de un 66%. Endesa habría cerrado el primer semestre del año con beneficios por menos de la mitad de lo publicado de no haber contado con activos en Latinoamérica. Así lo ha tenido que reconocer su matriz italiana Enel después de haber orquestado el casi completo vaciado de su filial para España, país al que se arrincona ahora a la cotizada.

La cifra de resultado después de impuestos y sin extraordinarios se habría quedado en 525 millones de euros en el primer semestre del año si el vaciado de activos latinoamericanos se hubiera producido antes de que empezase el ejercicio. Una cifra que recorta en un 51% los 1.087 millones de euros oficialmente comunicados por la compañía en sus cuentas trimestrales remitidas a los organismos supervisores.

Enel no ha tenido más remedio que reconocer este brusco impacto en un informe con el que pretende conseguir el visto bueno de los accionistas de Endesa para la operación. El documento ha sido redactado por los expertos de Ernst & Young a petición de la compañía que preside Borja Prado y cuyo capital social controla en un 92% el grupo italiano Enel.

Lo que sí se confirma es que Endesa dejaría de pagar impuestos en España, como varios analistas sostenían que buscaba realmente la matriz transalpina de la compañía eléctrica. En este sentido, el informe detalla que el impuesto de sociedades pasaría de un apunte negativo de 451 millones en el escenario oficial a otro positivo de 178 millones sin activos en Latinoamérica.

Igualmente se recoge un incremento del 66% en la cartera de deuda del grupo. El talón de Aquiles de las cotizadas españolas habría pasado de suponer 4.550 millones de euros según las cuentas publicadas por Endesa a una cifra figurada de 7.572 millones. Y es que, aunque la venta habría de los activos latinoamericanos de la compañía a Enel Energy Europe habrían servido para recortar pasivo, el posterior reparto de dividendo pergeñado para repatriar a Italia el importe de la transacción se traduciría en un endeudamiento adicional de 14.605 millones de euros.