Iberdrola mejora su perfil de deuda con un canje de bonos

Sede de Iberdrola
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

La eléctrica vuelve a beneficiarse de las buenas condiciones del mercado de financiación mayorista. Extiende vencimientos de una emisión en ocho años. Iberdrola vuelve a sacar partido del apetito del mercado por sus emisiones de deuda. La eléctrica ha procedido al canje de dos antiguas series de bonos con el objetivo de alargar vencimientos y mejorar así el perfil de su pasivo. La operación se ha traducido en alzas del 1% en Bolsa.

Los nuevos bonos se emitirán el próximo 8 de octubre, según Iberdrola ha notificado a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV). Serán un total de 5.000 papeles con vencimiento en el año 2024 para canjear otros con fecha de amortización prevista para los próximos octubre de 2016 y septiembre de 2017, con lo que la operación permite extender el calendario de compromisos de la energética.

El canje será por 5.000 de los de la serie 92 de la compañía, lo de vencimiento en dos años desde esta fecha, y por otros 2.500 de la serie 101 emitidos a un año más de vencimiento. Barclays Bank ya ha aceptado adquirir los bonos sujetos a la permuta en los términos y condiciones establecidos en el folleto publicado el pasado el pasado 25 de septiembre.

La operación de permuta llega apenas unos días después de que el pasado 25 de septiembre Iberdrola consiguiese colocar bonos a diez años al cupón más bajo de toda la historia empresarial española. En esta ocasión, logró encontrar dueño a papeles por 500 millones de euros con unas condiciones insólitas hasta la fecha. Otro ejemplo más del apetito inversor que suscitan las emisiones de la presidida por Ignacio Sánchez Galán.

Al cierre del primer semestre del año, últimas cifras disponibles de la compañía, la liquidez del grupo energético alcanzaba los 10.100 millones de euros, un importe suficiente como para atender las necesidades de financiación de la compañía por más de 35 meses. Esta caja fuerte y la recurrencia de ingresos de la compañía son destacados por los expertos como los dos puntos más atrayentes para los mercados.

No obstante, el mercado no ha celebrado la operación financiera con tanta euforia como en otras ocasiones por rumores de operación corporativa a la vistas. La agencia Reuters ha publicado citando a personas familiarizadas con el plan, la supuesta intención de Iberdrola de dedicar a compras en el mercado estadounidense una parte de la caja fuerte ha conseguido a golpe de sus recientes desinversiones. El objetivo sería limitar el impacto sobre su balance y la dilución de accionistas.