Meliá sufre en Bolsa el veredicto del Sabadell sobre sus cuentas

Bolsa de Madrid
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Las cuentas trimestrales de Meliá Hotels International no han pasado el veredicto del mercado. La caída del 8% en beneficio ha superado las cautelas de los analistas y los de Banco Sabadell han decidido cortar por lo sano al rebajar su consejo sobre la compañía de comprar a vender. La sentencia se ha traducido en descensos del 3% en Bolsa.

El beneficio de Meliá a cierre del primer trimestre del año se ha quedado en 20,4 millones de euros. Los analistas que antes han reaccionado al balance remitido al cierre de ayer a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) han señalado al incremento de los costes financieros. Es así que la deuda del grupo ha engordado hasta los 622 millones, ligeramente por encima de sus últimos registros.

Aunque los ingresos han mejorado un 5,4% hasta los 420,3 millones de euros, los analistas del Sabadell consideran que la compañía ya tiene agotado su recorrido en Bolsa. La fuerte remontada que se ha apuntado el valor desde que empezó el año arropado por el conjunto del sector hotelero y las buenas perspectivas que se dibujan para la industria turística habrían tocado techo según los modelos que barajan los expertos del banco vallesano.

La evolución de los ingresos por habitación disponible, una de las métricas que más se usa en el sector, ha sido igualmente favorable a pesar del desaliento del bróker catalán. Sin embargo, y a pesar de la subida de precios practicada en muchos establecimientos del grupo, la cifra ha mejorado tan solo un 8,3% con respecto a los registros de hace un año, cuando la media del sector en España apunta un 12,5% arriba en la comparativa interanual.

El vicepresidente y consejero delegado de Meliá, Gabriel Escarrer, ha destacado el plan de inversiones y renovación de hoteles en el que se ha embarcado la compañía para conseguir un mejor posicionamiento. En este sentido, hace solo unos días se ha anunciado que la cotizada sumará otros ocho establecimientos en Cuba, pujante destino gracias a la apertura económica de la isla y el deshielo de relaciones diplomáticas con EEUU.

Con las cuentas en la mano y las primeras cifras del mes de abril en el que se ha celebrado la Semana Santa ya en el horno, la hotelera ha adelantado que elevará hasta el 30% la porción de beneficio que destinará al pago de dividendo. A cargo de las cuentas del ejercicio 2015, la compañía había fijado su pay-out en el 25%, de manera que la mejora es sustancial.