Las entidades no informaron de la ‘letra pequeña’ de las preferentes

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

La primera sentencia condenatoria contra las preferentes, la libertad de horarios comerciales que se ha estrenado este fin de semana en Madrid y las movilizaciones convocadas contra los últimos recortes del Gobierno han sido algunos de los asuntos que han abierto la semana en las tertulias. Sobre las preferentes, los tertulianos de Onda Cero coincidieron en señalar que parece difícil de creer que 700.000 personas fueran engañadas, aunque también estuvieron de acuerdo que muchos directores de bancos no informaron a sus clientes de la ‘letra pequeña’ a pesar de que era un producto financiero complejo.

El Juzgado número 1 de Cambados ha dictado la primera sentencia favorable a un cliente que adquirió participaciones preferentes de Novagalicia Banco, en este caso de Caixanova, a la que condena a devolver 7.560 euros y a pagar las costas procesales, y de esta decisión judicial han hablado en Onda Cero. Pilar Cernuda destacó que un directivo de Caixanova dijo que todo el mundo sabía lo que estaba firmando, incluso quien lo hacía sin saber leer ni escribir y firmaba con la huella dactilar, algo que esta tertuliana pone en duda.

Además, en el programa de Herrera en la Onda se comentó la liberalización de horarios comerciales en Madrid con la que estuvieron de acuerdo todos los tertulianos, ya que consideran beneficia a los consumidores y no perjudica al pequeño comercio, ya que abrir los festivos es voluntario y piensan que el futuro de las tiendas de proximidad es la especialización. Ignacio Camacho resumía el sentir general de los participantes en el debate: “En tiempos como éste hay que dar oportunidad a quien quiere vender y a quien quiere comprar”.

Por su parte, en la COPE insistieron una mañana más en hablar de los recortes y Curri Valenzuela habla de agravio comparativo cuando ve que siempre son los ciudadanos los que pagan. “Deben adelgazar el Estado y reducir las prebendas que disfruta la clase política”.

En el mismo sentido, Hermann Tertsch y Gustavo Villapalos consideran que los recortes eran necesarios, aunque Tertsch piensa que también “el Estado debería adelgazarse” y Villapalos dice no entender “porqué no se recortan las diputaciones provinciales”.

Todos están de acuerdo en que hay demasiado gasto y existe una enorme duplicidad, pero lo que pasa, según Valenzuela, es que las comunidades “no quieren cargar con el peso electoral de las medidas”.