Marruecos pide no buscar interpretaciones sobre el aplazamiento de la cumbre con España

La embajadora de Marruecos en España, Karima Benyaich
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

La embajadora de Marruecos en España, Karima Benyaich, ha pedido «no buscar interpretaciones» al aplazamiento de la Reunión de Alto Nivel (RAN) entre España y Marruecos que iba a celebrarse la próxima semana y no «llevar a la opinión pública a deducciones falsas» y ha insistido en que el único motivo han sido las restricciones sanitarias.

«A todo lo que hacen Marruecos y España siempre se va a buscar interpretaciones y no hay que hacer interpretaciones», ha dicho en declaraciones a Europa Press. «Como representante de Su Majestad el Rey aquí en España puedo solamente subrayar y confirmar la excelencia de las relaciones» ha añadido.

Según Benyaich, los dos países son «socios estratégicos» que trabajan con «plena confianza y solidaridad» y han tomado «conjuntamente» esta decisión de aplazar la cumbre a febrero confiando en que la situación sanitaria sea mejor para entonces. Marruecos lanzará pronto su programa de vacunación con la vacuna desarrollada por la china Sinopharm.

La embajadora ha argumentado que la cumbre será «un momento histórico» en la relación entre ambos países y que se quiere celebrar «con toda la seguridad» y en condiciones que puedan darle «la mejor visibilidad».

Con todo, no ha podido confirmar si, en una mejor situación sanitaria, la cumbre incluirá una audiencia del Rey Mohamed VI a Sánchez que, según había dicho el Gobierno español, dependía de las restricciones sanitarias. «Garantizamos las mejores condiciones ambos países para celebrar esta reunión de alto nivel entre los dos jefes de Gobierno», ha señalado la diplomática.

El Gobierno español también puso como motivo la pandemia para no incluir en la delegación al vicepresidente Pablo Iglesias, que ha insistido en reclamar el referéndum para el Sáhara Oocidental. La embajadora ha subrayado que Marruecos «nunca se ha pronunciado ni ha hecho ningún comentario sobre la presencia o no del señor vicepresidente». «Eso es de competencia del Gobierno de España y no del Gobierno de Marruecos», ha zanjado.

Benyaich ha pedido que no «se busquen problemas donde no los hay» y ha destacado la madurez de las relaciones, con «varias conversaciones» durante la pandemia entre los respectivos Reyes, los jefes de Gobierno y los distintos ministros.

Sobre las migraciones, ha subrayado que los dos países trabajan conjuntamente, con un comité permanente entre los Ministerios del Interior, que ya hay repatriaciones y que Marruecos también es «un país de acogida y tiene la misma presión que España».

«Somos dos países fiables, dos países que mantienen excelentes relaciones y trabajamos día a día. Los gestos nos los damos uno a otros cotidianamente», ha señalado.

DECISIÓN HISTÓRICA SAHARA

La embajadora también ha desvinculado el aplazamiento de la cumbre del anuncio de Estados Unidos de que reconocerá la soberanía marroquí sobre el Sáhara Occidental, porque las relaciones bilaterales de Marruecos con cada país llevan su propio marco.

Eso sí, ha reconocido que la decisión de Donald Trump es «histórica y de suma importancia» para Marruecos, y ha defendido que también «para la paz y la estabilidad de la región». Para Marruecos es clave que Estados Unidos es, además de una gran potencia, un miembro permanente del Consejo de Seguridad de la ONU que contribuye a sus resoluciones y que de esta forma reconoce la propuesta de Marruecos de 2007 de conceder al Sáhara una autonomía avanzada pero dentro de la «integridad territorial» y la soberanía marroquí.

«Es un momento importante para nosotros y es debido un trabajo intenso», ha dicho, subrayando que ese plan de autonomía es «la única solución que hay» para superar el contencioso y contribuir a la paz y la estabilidad en la región.

También ha apuntado que la decisión es un decreto presidencial, es decir, tiene «una base jurídica importante que reconoce que es la vía más apropiada para la paz y la estabilidad». Benyaich ha recordado que Estados Unidos y Marruecos tienen una asociación estratégica y un acuerdo de libre comercio. Marruecos fue, en 1777, el primer país en reconocer la independencia de Estados Unidos.

Preguntada si hubiera querido que España secundase la posición de Estados Unidos, se ha limitado a decir que Marruecos saluda la posición española «que habla de la centralidad de Naciones Unidas».

RELACIONES CON ISRAEL

En cuanto a la otra parte del acuerdo alcanzado entre Marruecos y Estados Unidos, el que supone restablecer relaciones entre Marruecos e Israel, ha recordado que Marruecos tiene «una historia milenaria donde la influencia de los marroquíes de confesión judía es muy importante», con una trayectoria de convivencia.

También ha mencionado el empeño de Mohamed VI en que los marroquíes conozcan esa «identidad múltiple» y que se enseñe también en las escuelas. El Rey, ha dicho, es «el emir de los creyentes», sean musulmanes, judíos o cristiano y su antecesor Mohamed V protegió a los judíos marroquíes de Hitler.

Además, ha señalado que Mohamed VI habló por teléfono el jueves con el presidente palestino, Mahmud Abbas, para reafirmarle, igual que hizo en su conversación con Trump, el «compromiso de Marruecos para encontrar una solución a la cuestión de Palestina, que es una cuestión nacional para Marruecos» con la solución de «dos Estados donde pueda prevalecer la paz y la convivencia» con la capital en Jerusalén Este. Así, ha señalado que el restablecimiento de relaciones puede ser importante y «contribuir a encontrar una solución».

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA

EnglishFrenchGermanSpanish