Lukashenko reafirma su intención de cortar el gas a Europa si Polonia cierra la frontera

El presidente de Bielorrusia, Alexander Lukashenko, junto a varios militares

El presidente de Bielorrusia, Alexander Lukashenko

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email
Compartir en Meneame

El presidente bielorruso, Alexandr Lukashenko, aseguró que va en serio en su intención de cortar el tránsito de gas hacia la Unión Europea si Polonia cumple la amenaza de cerrar la frontera con Bielorrusia.

«Cuando los polacos o alguien más de por ahí nos estén asfixiando, ¿acaso me va a importar algún contrato?», manifestó en una entrevista con RIA Novosti.

El mandatario reiteró que su advertencia va «en serio».

«Los polacos han decidido cerrar la frontera con Bielorrusia. Está bien, que lo hagan. Tampoco viajamos mucho a la Unión Europea. Nuestro interés es hoy para con Rusia, China y Oriente sobre todo. ¿Y si ordenara yo el cierre? ¿Qué pasaría con ese flujo que va principalmente a Rusia y China a través de nuestro país?», inquirió.

Lukashenko recordó que, por un lado, Rusia mantiene cerrada su frontera con Ucrania y, por el otro, «no hay vías» de tránsito a través de los países bálticos.

«¿A quién le harían más daño al cerrar (la frontera)? ¿A ellos mismos? Y una vez que cierren… Entonces que piensen cómo van a comprarle a Rusia las fuentes de energía», expresó.

El pasado 11 de noviembre, el líder bielorruso ya amenazó con dejar a la Unión Europea sin el gas que recibe a través de su país desde Rusia, si aplica una nueva batería de sanciones en medio de la crisis migratoria en la frontera bielorruso-polaca.

Lituania, Letonia y Polonia llevan meses denunciando una avalancha de cruces ilegales desde Bielorrusia y acusan a Minsk de orquestar una crisis migratoria para desestabilizar a la Unión Europea en represalia por las sanciones.

Decenas de miles de inmigrantes ‒en su mayoría, procedentes de Irak, y otros países de Oriente Medio‒ intentaron en lo que va de año cruzar las fronteras nororientales de la UE desde Bielorrusia.

Lukashenko, hostigado por Occidente tras su polémica reelección en agosto de 2020 y la represión de las protestas que siguieron al supuesto fraude en las urnas, advirtió en junio pasado que Minsk no tiene «ni dinero ni fuerza» para contener el flujo de migrantes.

Las autoridades polacas declararon el estado de emergencia en los territorios fronterizos con Bielorrusia, y el Ejército y la Policía participan en la protección de las fronteras.

Por su parte, los guardias de fronteras bielorrusos acusan a sus colegas de Letonia, Lituania y Polonia de expulsar por la fuerza a los solicitantes de asilo hacia Bielorrusia.