Currently set to Index
Currently set to Follow

Luis Bárcenas rompió con su abogado Gustavo Galán cinco días después de la sentencia de la ‘caja b’

Luis Bárcenas, extesorero del PP

Luis Bárcenas, extesorero del PP

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

El extesorero del Partido Popular Luis Bárcenas, condenado el pasado 28 de octubre a dos años de cárcel por pagar en ‘b’ más de un millón de euros de las obras de reforma de la sede del partido en Génova, rompió con su abogado Gustavo Galán tan solo cinco días después de la sentencia de la Audiencia Nacional.

Según ha adelantado ‘El Confidencial’ y han confirmado fuentes jurídicas a Europa Press, el letrado presentó su escrito de renuncia el pasado 2 de noviembre, aunque el distanciamiento entre ambos se remonta al pasado mes de marzo, cuando Bárcenas compareció ante la comisión del Congreso que investiga la supuesta utilización de fondos reservados en el Ministerio del Interior del Gobierno Rajoy para obstaculizar causas que afectaran a dirigentes del PP.

Según las mismas fuentes, el desencuentro entre el extesorero y su abogado se produjo después de que Bárcenas se volviese a «desdecir, ahora en relación a su mujer» Rosalía Iglesias «y la amenaza de su posible ingreso en prisión en el escrito que» el extesorero «habría firmado y que posteriormente se presentó ante Fiscalía Anticorrupción» el pasado mes de febrero.

Ese escrito fue remitido al Ministerio Fiscal cinco días antes de que la Audiencia Nacional comenzase a juzgarle, precisamente, por los pagos para las obras del cuartel general de los ‘populares’. En el mismo, Bárcenas reafirmó su «voluntad de colaborar con la Justicia», tanto en la pieza relativa a la caja B como en «aquellas otras que estén pendientes de enjuiciamiento o plena instrucción».

ALARGÓ SU DEFENSA PARA EVITAR CONSECUENCIAS «GRAVOSAS»

Esta «contradicción» de Bárcenas no habría pasado «desapercibida» para su entonces abogado, puesto que además «no terminó aflorando en las importantes sesiones que se producirían unos días después con la comparecencia como testigos de relevantes personalidades del PP» como los expresidentes del Gobierno José María Aznar y Mariano Rajoy.

Las mismas fuentes explican que Galán no renunció por aquel entonces a la defensa de Bárcenas puesto que habría tenido consecuencias gravosas «a la marcha de las sesiones en la Audiencia Nacional», pudiendo retrasar la comparecencia de los declarantes.

Otras fuentes jurídicas consultadas han sostenido que no es habitual que un abogado renuncie en estos términos a la defensa de su representado, tan solo unos días después de una sentencia condenatoria. Especialmente cuando todavía quedan trámites pendientes como podrían ser un escrito de aclaración de sentencia o un recurso de casación ante el Tribunal Supremo.

Galán ejercía la representación del otrora gerente del Partido Popular desde el pasado mes de enero. No es la primera vez que Bárcenas se ve obligado a cambiar de abogado, pues en 2013 fueron Miguel Bajo y Alfonso Trallero los que renunciaron por pérdida de confianza y discrepancias sobre a la estrategia de defensa a desarrollar en el marco del caso Gürtel.

‘KITCHEN’ Y COMISIONES FINALISTAS

El sustituto entonces fue el exjuez de la Audiencia Nacional Javier Gómez de Liaño, quien llevó la defensa durante tan solo dos años. El último en renunciar a su defensa fue Joaquín Ruiz de Infante después de que la Audiencia Nacional denegara liberar fondos del extesorero para el pago de sus honorarios.

En la actualidad, Bárcenas también cuenta con la abogada Marta Giménez Cassina, encargada de su representación legal en ‘Kitchen’, el espionaje parapolicial al que habría estado sometido entre 2013 y 2015 para impedir que la información comprometedora que pudiera tener sobre sus famosos ‘papeles’ llegara a la Justicia.

Por otro lado, Giménez Cassina también se encarga de la defensa de Bárcenas en la investigación que coordina el Juzgado Central de Instrucción Número 5 para determinar si las donaciones realizadas por empresarios a la presunta ‘caja b’ del PP tenían como finalidad determinadas adjudicaciones de obra pública.