Los vecinos cierran filas con Carmena y exigen que Montoro deje de «asfixiar»al Ayuntamiento

Cristobal Montoro

La Federación Regional de Asociaciones Vecinales de Madrid (FRAVM) cierra filas con la alcaldesa Manuela Carmena y rechaza de manera tajante la intervención del Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas en las cuentas del Ayuntamiento de Madrid. Y lo hacepor considerar que la medida tiene una clara víctima colateral: los vecinos de la capital, ya que los recortes afectarán a inversiones sociales y al empleo, lo que supone un perjuicio directo para sus habitantes personas, barrios y distritos más desfavorecidos y vulnerables.

La federación vecinal -que aglutina a 277 entidades (174 de la capital)- cree que la intervención por parte del Gobierno central “responde más a motivaciones políticas que a cuestiones puramente jurídicas y legales”, ya que “de otra manera, nadie entendería que Cristóbal Montoro haya enviado a sus hombres de negro a controlar el dinero de un consistorio que no solo cerró su último ejercicio con un superávit de 1.024 millones de euros sino que ha reducido su astronómica deuda (herencia del equipo de Gobierno precedente) en un porcentaje (40%) y a una velocidad (dos años) récord” y añade que “adie lo entendería si, además, tenemos en cuenta que en estos dos años han incumplido la Regla de Gasto, sacrosanto argumento utilizado por Montoro para justificar su intromisión, no solo centenares de corporaciones locales en todo el Estado y numerosas comunidades autónomas, la de Madrid entre ellas, sino el propio Gobierno central”.

Por ello, para la FRAVM “parece evidente que esta discriminación tiene un claro trasfondo político y solo busca castigar al consistorio más representativo de los llamados ‘ayuntamientos del cambio’, un juego absolutamente irresponsable que tiene unas víctimas colaterales: los ciudadanos y ciudadanas de Madrid” y añaden que los vecinos de no quieren “ser rehenes de movimientos y acciones motivados por intereses partidistas, acciones que, sin duda, pueden tener consecuencias muy negativas para el bienestar de la población”.

El movimiento vecinal se queja de que “la intromisión de Montoro obligará a la ciudad de Madrid a prescindir de 365 millones de euros en inversiones, lo que supondrá renunciar a cientos de actuaciones en colegios, parques, bibliotecas, carreteras, calles y plazas… partidas que no solo suponen un beneficio directo para los vecinos y vecinas sino que, además, generan empleo. Y recuerda que 577 obras proyectadas ya se han visto afectadas por la intervención estatal.

La FRAVM recalca que siempre han considerado prioritario desde la federación “el aumento y/o mantenimiento del gasto social, las políticas de fomento del empleo y las inversiones destinadas a reducir el enorme desequilibrio social y territorial existente todavía en la capital” y que por eso siempre rechazará cualquier medida que vaya en contra de estas mejoras.

Y por ello, la entidad reclama a Cristóbal Montoro que “deje de asfixiar al Ayuntamiento de Madrid, abandonando la injusta e injustificada intervención de sus cuentas y devolviendo su autonomía municipal”. Al mismo tiempo, demanda que, de realizarse, los recortes no sirvan para ahondar en el desequilibrio del municipio, perjudicando, una vez más, a las personas, barrios y distritos más desfavorecidos y vulnerables.