Los sindicatos presionan para que el Gobierno suba el SMI pese a la oposición de la CEOE

La ministra de Trabajo y Economía Social, Yolanda Díaz; los secretarios generales de UGT y CCOO, Pepe Álvarez y Unai Sordo; el presidente de CEOE, Antonio Garamendi, y el presidente de Cepyme, Gerardo Cuerva
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

La subida del salario mínimo interprofesional (SMI) en 2021 está en el aire. La reunión entre Gobierno y agentes sociales para abordar su incremento finalizó este lunes sin acuerdo. Algo ante lo que los sindicatos presionan al Ejecutivo para que no ‘tire la toalla’ frente a la oposición de la CEOE, que se muestra contraria a aumentarlo. Una postura compartida por un sector de Moncloa. En concreto, por varios ministros del PSOE.

Tras el encuentro de ayer, en la que el Gobierno no presentó “una propuesta concreta”, CCOO y UGT han insistido en que el SMI “debe subir y no puede quedarse atrás, tanto por razones de justicia social como por eficacia económica”. Para ambos sindicatos “es irrenunciable” que el salario mínimo se sitúe a lo largo de esta legislatura en el 60% del salario medio, tal y como establece la Carta Social Europea y el compromiso alcanzado en España con los agentes sociales.

“El año 2021 no puede ser una excepción, un paréntesis que nos aleje de este objetivo, sino que debemos seguir avanzando en la mejora de los salarios más modestos”, afirman en un comunicado conjunto en el que inciden en que “España no puede ser la excepción de la Unión Europea”.

Según destacan, “la mayor parte de países europeos que tienen establecido un salario mínimo van a proceder a su mejora el próximo año”, como Alemania, Portugal, Francia, Luxemburgo, Holanda o Reino Unido, entre otros. Todos ellos “están negociando y pactando subidas del salario mínimo para el año que viene”.

Para CCOO y UGT el SMI es un “instrumento fundamental para avanzar en la cohesión social, territorial y sectorial” y España “tiene un gravísimo problema de desigualdad y de pobreza laboral, que exigen el avance progresivo del salario mínimo como herramienta predistributiva que permite avanzar en una mayor cohesión e igualdad de la sociedad”.

Asimismo, las organizaciones sindicatos critican que “no tiene ninguna justificación que el año que viene se incrementen las pensiones –con más intensidad las mínimas–-, el salario de los trabajadores públicos y los salarios pactados en convenio, mientras que el salario de los trabajadores que se encuentran en una situación más vulnerable al margen de la negociación colectiva se quede atrás, y vuelvan a ser estos trabajadores los que carguen con la crisis socioeconómica”.

El escenario económico del próximo año “no solo justifica una subida del SMI”, destacan, “sino que la hace necesaria para acelerar la recuperación económica a través de la dinamización del consumo y la demanda interna”.

Habrá que ver si en una próxima reunión hay un acercamiento de posturas al respecto.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA

EnglishFrenchGermanSpanish