Currently set to Index
Currently set to Follow

Los precios de la energía y los carburantes disparan la inflación a máximos de tres décadas

Bombillas

Bombillas

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

El índice de precios de consumo (IPC) subió casi un punto y medio en octubre hasta alcanzar una tasa interanual del 5,4%, según ha anunciado hoy el Instituto Nacional de Estadística (INE). Se trata de la tasa más alta desde septiembre de 1992, si bien está una décima por debajo de la estimación inicial que había realizado la agencia estadística.

Todos los grupos, excepto uno, influyeron en el incremento de la tasa anual, apunta el INE. Entre ellos, destacó el componente de ‘vivienda’, cuya variación anual se situó en el 20,5%, seis puntos por encima de la registrada el mes pasado, causada por el aumento de los precios de la electricidad y, en menor medida, del gas y el gasóleo para calefacción, frente a los descensos registrados en octubre de 2020.

Por su parte el grupo de ‘transporte’ aumentó dos puntos y medio hasta el 12,3%, a consecuencia de la subida de los precios de los carburantes y lubricantes para el transporte personal, que bajaron el año anterior.

Los precios de las ‘comunicaciones’ registraron una variación negativa del –0,5%, que no obstante supone más de dos puntos superior a la del mes pasado, debido a que los precios de los servicios de telefonía y fax disminuyeron el año pasado más que este.

Mientras, el componente de ‘hoteles, cafés y restaurantes’ alcanzó una tasa del 2,0%, seis décimas más que en septiembre, a causa de que los precios de los servicios de alojamiento bajaron este mes menos que el año anterior. También influyó, aunque en menor medida, la subida de los precios de la restauración, mayor este mes que en 2020.

Por último, el INE destaca al grupo de ‘ocio y cultura’, cuya variación del 1,5% es seis décimas superior a la del mes anterior, debido, casi en su totalidad, al descenso de los precios de los paquete turísticos, menor este mes que en 2020.

La tasa de variación anual de la inflación subyacente (índice general sin alimentos no elaborados ni productos energéticos) aumenta cuatro décimas, hasta el 1,4%, con lo que se sitúa cuatro puntos por debajo de la del IPC general. Esta es la diferencia más alta entre ambas tasas desde el comienzo de la serie, en agosto de 1986.

Mientras, la variación mensual del índice general del IPC muestra una subida del 1,8%.