Los países pobres podrían evitar 7 millones de muertes para 2030 si invirtieran un dólar por persona al año

Pobreza

Pobreza

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Un nuevo informe de la Organización Mundial de la Salud (OMS) muestra que podrían evitarse cerca de siete millones de muertes de aquí a 2030 si los países de ingresos bajos y medios-bajos hicieran una inversión adicional de menos de un euro por persona y año en la prevención y el tratamiento de las enfermedades no transmisibles (ENT).

Las ENT, que incluyen las enfermedades cardíacas, la diabetes, el cáncer o las enfermedades respiratorias, causan actualmente siete de cada diez muertes en el mundo. Sin embargo, a menudo se subestima su impacto en los países de renta baja, a pesar de que el 85 por ciento de las muertes prematuras (entre 30 y 69 años) por ENT se producen en países de renta baja y media, lo que las convierte en una enorme carga sanitaria y socioeconómica.

El organismo sanitario internacional apunta que «la gran mayoría de esas muertes pueden prevenirse» con medidas para reducir el consumo de tabaco y el uso nocivo del alcohol, mejorar la dieta, aumentar la actividad física, reducir los riesgos de enfermedades cardiovasculares y diabetes, y prevenir el cáncer de cuello uterino. «Mantener la salud de las personas reduce los costes sanitarios, aumenta la productividad y conduce a una vida más larga y saludable», justifica la OMS.

«Con las inversiones estratégicas adecuadas, los países que soportan una parte importante de la carga de las ENT pueden cambiar su trayectoria de enfermedad y obtener importantes beneficios sanitarios y económicos para sus ciudadanos. En un mundo lleno de incertidumbre, una cosa de la que podemos estar seguros es que, si no se actúa, las ENT seguirán siendo una amenaza importante para la salud mundial. Invertir en estas políticas basadas en la evidencia es una inversión en un futuro saludable», ha comentado el director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus.

Asimismo, el informe subraya la urgencia de invertir en la prevención y gestión de las ENT, dado que la pandemia de COVID-19 ha puesto de manifiesto cómo muchas de estas enfermedades pueden empeorar los resultados de la misma.

«Las enfermedades no transmisibles se cobran un terrible tributo sanitario y económico, especialmente en los países que menos pueden permitírselo. Conocemos las medidas de prevención que mejor funcionan, y esperamos que este nuevo informe lleve a más gobiernos a adoptar las medidas inteligentes y rentables que pueden ayudar a salvar millones de vidas en todo el mundo», ha añadido el embajador mundial de la OMS para las ENT y los traumatismos, Michael R. Bloomberg.

Las acciones recomendadas por la OMS incluyen el aumento de los impuestos sanitarios, las restricciones a la comercialización y venta de productos nocivos, la información y la educación, y la vacunación. También incluyen acciones relacionadas con el control de los factores de riesgo metabólico, como la hipertensión y la diabetes, para prevenir enfermedades más graves o complicaciones.

«Todas las intervenciones son relativamente baratas y requieren poca inversión de capital, pero podrían ayudar a evitar gran parte del elevado coste del tratamiento en el futuro», añade el organismo sanitario de la ONU.

El informe también indica que, aunque cada una de las intervenciones puede aplicarse por separado, los efectos «son mayores y producen un mayor rendimiento de la inversión cuando se introducen juntas». «Dado que los grupos marginados suelen estar más expuestos al impacto físico y económico de las ENT, las intervenciones también pueden contribuir a reducir las desigualdades sanitarias y económicas», agregan.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA