Los olivareros se sienten marginados: piden las mismas ayudas que se da al turismo y al automóvil

Olivar
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

El campo vuelve a la calle. El sector olivarero reanudará sus movilizaciones la segunda quincena de julio en el puerto de Algeciras, donde tuvieron que suspender sus protestas ante el estallido de la crisis del Covid-19. Y lo harán porque se sienten discriminados por el Gobierno. Asaja, COAG, UPA y Cooperativas Agroalimentarias de Jaén denuncian la “marginación” del sector primario respecto al de la automoción o el del turismo, “que contarán con subvenciones millonarias públicas”.

Estas cuatro organizaciones agrarias han acordado retomar sus protestas para, entre otras cosas, solicitar a las administraciones públicas medidas que “repercutan en beneficio de la agricultura y ganadería de la provincia, cuya problemática requiere de una acción conjunta que propicie su recuperación”. Así, por ejemplo, defienden la necesidad de actuar sobre los precios, “que se sitúan por debajo de la rentabilidad para la mayoría de las explotaciones”, además de rechazar la imposición de aranceles por parte de EEUU y acuerdos comerciales “no beneficiosos”.

Esta pandemia ha puesto en evidencia, destacan Asaja, COAG, UPA y Cooperativas Agroalimentarias, el valor de este sector “como suministrador de alimentos”. Y por ello es urgente evitar el abandono de las explotaciones.

De acuerdo con las reivindicaciones planteadas a principios de año, cuando protestaron por más de media España, estas organizaciones piden la aprobación “de la retirada obligatoria de aceite para el conjunto del sector en momentos excedentarios como el actual (momentos de desajustes puntuales entre la oferta y la demanda) y su aplicación en la próxima campaña”. También “eliminar los aranceles y controlar y regular las importaciones de la Unión, sobre todo en momentos excedentarios, así como incrementar los controles”. Y es que, en su opinión, “la agricultura no puede ser moneda de cambio en los acuerdos comerciales y soportar las guerras comerciales”.

Otra de sus reivindicaciones es que el Gobierno de Pedro Sánchez fije los costes de producción para todo el sector para garantizar unos “precios justos que cubran como mínimo estos costes”. El sector resalta que la “voluntad” de la Ley de la Cadena Alimentaria “es loable, si bien su aplicación requiere que se complemente con otra serie de medidas”. “Además de la retirada obligatoria de productos en épocas excedentarias y controlar las importaciones”, continúan, “es imprescindible que el Ministerio de Agricultura fije los costes de producción para el conjunto del sector”.

El campo quiere tener el mismo trato que se está dando a otros colectivos sociales. En este sentido, exigen la concesión de “partidas económicas que tengan como objetivo el incremento de la demanda a través de la promoción” de las que ya se benefician, entre otros, la automoción o el turismo, “que contarán con subvenciones millonarias públicas”.

“La concentración de la oferta y la unidad del sector, la aplicación de normas de calidad que mejoren la calidad y trazabilidad del aceite de oliva reforzando su control, y el apoyo a la modernización y restructuración del olivar para la reducción de costes de producción a largo plazo”, son otras de sus demandas de cara a su vuelta a la calle.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA