Los obispos españoles animan a “movilizarse” contra las leyes que “atentan contra la vida”

El cardenal arzobispo de Barcelona, Juan José Omella, nuevo presidente de la Conferencia Episcopal Española

Juan José Omella, presidente de la Conferencia Episcopal Española. (Foto: Ricardo Rubio - Europa Press)

Los obispos españoles han animado a todos los católicos a “movilizarse” para “denunciar” las leyes que “atentan contra la vida”, con motivo del X Encuentro de las Familias y coincidiendo con la manifestación convocada para este domingo por más de 200 asociaciones de la sociedad civil “en defensa de la vida y la verdad”.

“Alentamos a todos los católicos a promover la defensa de la vida, denunciando los proyectos legislativos que atentan contra ella y confunden la injusticia con el derecho. Animamos así, con todos los cauces que permite una sociedad democrática, a movilizarse en favor de la vida y a buscar con creatividad nuevos modos de instaurar esta necesaria cultura del cuidado que la promueva y proteja”, subrayan los obispos de la subcomisión para la familia y la defensa de la vida de la Conferencia Episcopal Española (CEE).

En una nota publicada este miércoles, y recogida por Europa Press, los prelados invitan a todos los católicos a participar en las diferentes celebraciones y actos convocados en torno al X Encuentro Mundial de las Familias, que se celebra en el Vaticano desde este miércoles hasta el próximo domingo.

Para los obispos, el momento actual exige defender la familia y la vida “desde su comienzo hasta su final”, cuando se va «instaurando una cultura de la muerte”.

“Animamos a todos a promover el sí a la vida y expresamos nuestro apoyo en favor de quienes tienen derecho a nacer y a ser acogidos por sus padres con amor; en favor de las madres, que tienen derecho a recibir el apoyo social y estatal necesario para evitar convertirse en víctimas del aborto”, subrayan.

También muestran su respaldo a quienes se manifiesten “en favor de la libertad de los padres y de las escuelas que colaboran con ellos para dar a sus hijos una formación integral, que otorgue la necesaria importancia hoy a la educación afectiva y sexual, de acuerdo con unas convicciones morales que los preparen de verdad para ser padres y acoger el don de la vida”; en favor de los cuidados paliativos y de la libertad de conciencia, y en contra de la trata de personas o de las condiciones laborales abusivas.