Los hedge funds sacan tajada de la volatilidad por los problemas en la cadena de suministros

Barco de mercancias exportaciones

Carguero

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email
Compartir en Meneame

Los problemas en la cadena de suministros, con el colapso de los puertos y una fuerte volatilidad en los precios, se están convirtiendo en un problema para los ciudadanos de a pie, que los sufren en modo de inflación. Pero para un selecto grupo de hedge funds supone prácticamente el escenario soñado.

Los fletes de carga a granel han alcanzado este año sus niveles más altos desde la crisis financiera de 2008, mientras que los fletes de contenedores también se han disparado, impulsados por la recuperación de la demanda mundial y la congestión de los puertos, señala Financial Times. Y para algunos operadores de hedge funds especializados, está ofreciendo justo el tipo de grandes movimientos de precios que les gusta.

Demetris Polemis, director del hedge fund Paralos Asset Management, cree que las subidas de precios y la volatilidad de las tarifas de la carga a granel este año han “dado lugar a algunas de las mejores oportunidades de negociación que hemos visto desde que iniciamos Paralos en 2011”. El fondo, que gestiona unos 450 millones de dólares en activos y que negocia futuros sobre los índices que componen The Baltic Dry index, ha ganado un 110% este año hasta finales de noviembre, su mejor año de rentabilidad desde su lanzamiento.

Las restricciones debidas a la aparición de la variante Ómicron y los elevados precios de la energía y las materias primas “apuntan a un mercado elevado pero volátil para el próximo año”, añade.

El grupo de inversión Pilgrim Global, dirigido por el antiguo gestor de carteras de Fidelity Darren Maupin, ha subido cerca del 117% este año, según las cifras enviadas a los inversores, y aproximadamente tres cuartas partes de las ganancias de este año proceden del transporte marítimo.

Los fondos que utilizan algoritmos para aprovechar los patrones de datos también se están beneficiando, como AHL, la unidad informática de Man Group, con un patrimonio de 139.500 millones de dólares. Su fondo Evolution, que opera en diversos mercados, ha ganado un 16,9% este año.

El grupo cuántico Florin Court Capital, con sede en Londres, ha subido casi un 30%, gracias a sus posiciones en contratos de petroleros. Y el grupo cuántico Aspect Capital, con sede en Londres, tiene previsto empezar a negociar futuros de índices bálticos el año que viene.

Los hedge funds han subido una media del 8,7% en los primeros 11 meses de este año, según HFR.

El transporte marítimo lleva años sin gozar del favor de muchos inversores, debido a sus bajos rendimientos y a los repetidos ciclos de auges y caídas. Incluso en el mundo de los fondos de alto riesgo, más acostumbrado a operar en mercados complicados, es un sector de nicho, aunque en los últimos años se ha hecho más popular entre algunos fondos informatizados que buscan nuevos mercados sin explotar en los que apostar.

Para exponerse al sector, algunos fondos negocian con acciones de transporte marítimo que explotan petroleros o buques de carga. Otros apuestan por los movimientos de los contratos de futuros sobre los diversos índices de la Bolsa del Báltico o los contratos sobre rutas marítimas específicas, que todavía se negocian por voz. CME anunció recientemente la cotización de seis contratos de futuros sobre fletes de contenedores en diferentes rutas, que Florin Court dijo que tenía previsto negociar.

Tras negociar dentro de un rango durante gran parte de la última década, las tarifas de los contenedores y las cargas a granel se han disparado este año, haciendo que los fondos obtengan su recompensa. El índice Baltic Dry, que mide las tarifas de transporte de materias primas como el mineral de hierro y el carbón en varias rutas marítimas, ha subido un 75% este año. Se ha visto impulsado al alza por la fuerte demanda de materias primas y los retrasos en los puertos debidos al coronavirus, como las restricciones fronterizas y la escasez de tripulación y pilotos para guiar a los buques. También contribuyó el bloqueo del Canal de Suez en marzo.

El índice había subido más del 300% en octubre, antes de que las autoridades chinas intervinieran para bajar los precios del carbón y de que se agravaran los problemas del endeudado promotor inmobiliario Evergrande. El índice de contenedores del Báltico de Freightos, que sigue las tarifas del transporte marítimo de contenedores, ha subido alrededor de un 180%, habiendo sufrido una caída menor este otoño. Los fletes pueden ser muy volátiles porque el transporte marítimo es como una mercancía que no se puede almacenar.

Ahora, con el rápido aumento de Ómicron que ha llevado a los gobiernos a comenzar a imponer restricciones sociales una vez más, algunos administradores de fondos esperan que las tarifas de envío se mantengan elevadas en 2022. Asimismo, las nuevas regulaciones que se avecinan para frenar las emisiones de carbono en la industria también podrían obligar a los barcos a reducir su velocidad, lo que podría reducir la capacidad y hacer subir las tasas.