Los demócratas otorgan una ‘victoria’ a Trump y reabren el Gobierno de EEUU

Casa Blanca
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

El cierre de la Administración de EE UU por la falta de acuerdo entre los demócratas y republicanos para renovar el presupuesto no ha sido tan crítico para la economía como el que sufrió Barack Obama en 2013. Tres días, dos de ellos en fin de semana, de suspensión en muchos empleos públicos que no ha debilitado a Donald Trump. El presidente ha conseguido que los demócratas apoyaran su propuesta de prórroga de las cuentas hasta el 8 de febrero.

El Partido Demócrata de Estados Unidos se ha marcado ‘un PSOE’ con los presupuestos de Donald Trump. Varios de sus congresistas y senadores han dado ‘luz verde’ a la prórroga de las cuentas con el objetivo de desbloquear la situación y evitar prolongar el cierre del Gobierno en Estados Unidos.

El cierre de la Administración se produce cuando el Congreso y/o el Senado no aprueban los presupuestos. Para conseguirlo se necesitan mayorías cualificadas que el Partido Republicano no tiene en el Senado. El partido de Donald Trump cuenta con 51 escaños de los 60 que necesita para sacar adelante los presupuestos.

Cuando sucede ese cierre, miles de funcionarios dejan de cobrar su salario hasta que se restablece el Gobierno. La mayoría debe seguir acudiendo a su puesto laboral pero sin la remuneración que recibirán una vez se recupere la normalidad administrativa.

La principal falta de entendimiento entre demócratas y republicanos nace de la medida que propone Donald Trump para este año en relación a los ‘dreamers’. El presidente quiere deportar a miles de hijos/as de inmigrantes, en su mayoría mexicanos, que llegaron al país siendo menores de edad.

Los demócratas cuentan con la comunidad hispana (a excepción de la cubana) entre sus principales electores. A la vista de que este año hay elecciones legislativas, los demócratas quieren mostrarse contundentes contra esa medida de Trump, así como contra la construcción del muro y la falta de ayuda a Puerto Rico.

No obstante, la decisión de apoyar la prórroga del presupuesto puede costar caro a la imagen de los demócratas que, por otro lado, consideran haber ‘pasado la pelota’ al tejado de Donald Trump.