Los audios del ‘caso Lezo’ desvelan la estrategia de Marhuenda y Casals contra Cifuentes

Francisco Marhuenda, director del diario La Razón
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Nuevas trascripciones de audios de la ‘operación Lezo’ desvelan cómo Francisco Marhuenda, director de La Razón, y Mauricio Casals, presidente del mismo periódico, operaron para tratar de coaccionar a Cristina Cifuentes para salvar el ‘pellejo’ del directivo de La Razón, a su vez responsable del Canal de Isabel II en América y ahora detenido por el ‘caso Lezo’, Edmundo Rodríguez Sobrino.

Rodríguez Sobrino está detenido acusado de enriquecerse con la compra sobrevalorada de la empresa Emissao en Brasil. Su detención se debe al trabajo de la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil y a la Fiscalía Anticorrupción, que durante años recibieron informes que apuntaban a posibles casos de corrupción sucedidos al calor del Canal de Isabel II.

Uno de esos informes lo elaboró el equipo de Cristina Cifuentes, donde apuntaba directamente a Edmundo Rodríguez Sobrino y a la compra de Emissao. Ante esta circunstancia, Casals y Marhuenda ‘conspiraron’ junto al propio Rodríguez Sobrino para tratar de que la presidenta de la Comunidad diera marcha atrás en sus intenciones.

“Paco (Marhuenda) debería decirle a esta señora (Cristina Cifuentes)… Solucionad el tema de Edmundo definitivamente, darle una solución y olvidar el tema”, aseguró Rodríguez Sobrino a Casals en verano de 2016 en una declaración recogida por el diario El País. Casals le confirma que Marhuenda cumplirá su cometido porque “su continuidad (en la dirección del periódico) depende de esto”.

En ese sentido, el director de La Razón se ofrece completamente a las voluntades de Rodríguez Sobrino: “Hago lo que tú me digas […] Hay que asustarla, tanto de grupo como de, decir, oye Pepe Creuheras (presidente de Atresmedia) está cabreado con el tema, Mauricio está cabreado con el tema y yo estoy cabreado con el tema. Estamos todos cabreados con el tema”.

Según Marhuenda, esas presiones y ‘amenazas’ será lo que preocupen a Cifuentes, “con lo cobarde que es”, detallan las conversaciones recogidas por El País. De hecho, días más tarde, también en 2016, Marhuenda detalla que en una reunión con la presidenta de Madrid ésta le hace constar que “no quiere líos” porque el asunto puede perjudicarle.

Sin embargo, Cifuentes argumenta que la fuerza aritmética del PP en la Asamblea de Madrid le impide ser más fuerte. “Ella no tiene nada contra ti […] Me ha insistido mucho en que tiene una posición muy débil en la Asamblea porque no tienen mayoría, por lo tanto, que no tiene ningún interés en tener problemas con tu tema…”, informa Marhuenda a Edmundo Rodríguez.

Semanas más tarde, el 10 de octubre, Edmundo Rodríguez llamó a Casals para informarle de la reunión de Marhuenda con Cifuentes. Casals le expone, tal y como informa El País, que no es solamente La Razón la que se implica en su defensa sino todo el grupo. “Y que vea (Cifuentes) que no es únicamente La Razón, sino que está La Razón, Antena 3, Onda Cero y La Sexta”.

Dos semanas más tarde, Edmundo Rodríguez llama a Casals y este le calma diciéndole: “Y no te preocupes, que las pasará putas esta señora (Cifuentes)».

Los directivos de Atresmedia tienen otras intenciones

Las voluntades de Casals y Marhuenda chocan frontalmente con las del grupo Planeta, máximo dueño del grupo Atresmedia y de La Razón. Planeta quiere ser adjudicatario de una de las dos nuevas universidades que proyecta el Gobierno de Cifuentes. Por tanto, se niegan a emprender una campaña contra la presidenta de la Comunidad.

Ante ello, Casals trata de animar a Edmundo Rodríguez Sobrino asegurándole que (Marhuenda y él) van a tratar de defenderle. “Vamos a hacer todo lo posible […] Nos vamos a volver locos en la defensa de algo y que esta tía se prepare… porque no sabe lo que es una campaña boca-oreja, es que no sabe lo que es…”, asegura en una conversación.