Los aliados de Bolsonaro admiten que cuestionar las elecciones solo sirve para enardecer las protestas

Jair Bolsonaro

Jair Bolsonaro en una imagen de archivo.

Los aliados políticos de Jair Bolsonaro han reconocido entre bastidores que la auditoría presentada por el Partido Liberal (PL) contra los resultados de las elecciones no tiene ningún viso de prosperar y que su objetivo es enardecer unas protestas que en los últimos días han ido en aumento, registrándose actos de sabotaje, agresiones y secuestros.

En vísperas de la reclamación del PL, desde el Tribunal Supremo de Brasil advirtieron a su presidente, Valdemar Costa Neto, de que no tendría opción alguna de prosperar, algo que él sabía, pero justificó que seguirá adelante para evitar una rebelión dentro del núcleo del partido más afín a Bolsonaro.

Ni siquiera los aliados más incondicionales del todavía presidente de Brasil confían en que el Tribunal Superior Electoral vaya a modificar el resultado de las elecciones, sin embargo, al menos, esperan que sirva para instaurar la duda de que Bolsonaro fue víctima de fraude electoral, tal y como estuvo alertando de dicha posibilidad durante la campaña electoral.

Así, según una conversación entre los asiduos a las reuniones con Bolsonaro en el Palacio de la Alvorada a la que ha tenido acceso el diario ‘Folha de Sao Paulo’, la acción del PL serviría al menos para enardecer los ánimos en las calles, recoge Europa Press.

En los últimos días, los bloqueos en las carreteras y las protestas se han intensificado en especial en estados como Mato Grosso, Santa Catarina y Rondonia -donde Bolsonaro obtuvo mejores resultados electorales- y se han registrado actos de sabotaje que podría ser encuadrados en posibles delitos de terrorismo.

Desde que se supo del triunfo de Luiz Inácio Lula da Silva, miles de personas se han arremolinado a las puertas de los cuarteles del Ejército para pedir entre rezos y saludos nazis un golpe de Estado, o bien cortando el tráfico con la quema de vehículos, sabotajes a infraestructuras y agresiones a policías y conductores.

Para la oposición, esta nueva intentona por cuestionar el resultado electoral no es más que un plan que se ha ido orquestando a lo largo de los últimos años, intensificado cuando Lula da Silva recuperó sus derechos políticos. Desde entonces han estado atacando a las urnas electrónicas, objetivo ahora de esta auditoría del PL, las siglas bajo las cuales Bolsonaro se presentó a las elecciones.