Lecciones vietnamitas a Cuba

Cuba La Habana capitolio
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

La República Socialista de Vietnam sigue dando lecciones a Cuba. Antes, en su lucha por la independencia frente al colonialismo francés y luego contra la intervención estadounidense. También hoy, en el desarrollo económico donde gobierno y capital privado se unen en armonía bajo los preceptos de renovación o Doi Moi, una suerte de Perestroika pero a lo vietnamita.

Durante seis días tuvimos en la isla al máximo dirigente del partido comunista de Vietnam, Nguyen Phu Trong. No recuerdo visita tan productiva en los últimos años porque la de Obama tuvo mucho simbolismo y las esperanzas que trajo no tardaron mucho en esfumarse gracias a la vuelta de tuerca por parte de míster Trump.

Vietnam, segundo socio comercial de Cuba más importante en Asia y Oceanía, condonó la deuda con la isla sin reportarse públicamente a cuánto ascendía. Casi una veintena de acuerdos gubernamentales y comerciales fueron firmados y entre ellos la luz verde para una concesionaria en la Zona Especial de Desarrollo Mariel en un área de unas 156 hectáreas para un parque industrial que asumirán los vietnamitas de punta a cabo. En el paquete también resaltan la administración y comercialización del hotel capitalino New York, al igual que el diseño, construcción, explotación y comercialización de un hotel cinco estrellas en La Habana.

Nguyen Phu Trong fue investido como Doctor Honoris Causa en Ciencias Políticas de la Universidad de La Habana. Su intervención no fue reflejada en la prensa local. Recomendaba algo parecido a mencionar la soga en casa del ahorcado: la economía de mercado. El número uno del partido comunista había dicho que “para construir con éxito el socialismo es necesario desarrollar la economía de mercado de manera adecuada.”

Una lección que no está en los propósitos del partido comunista de Cuba.