El Banco Central de Honduras acusa al FMI de agravar la crisis política en el país

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

El Fondo Monetario Internacional (FMI) decidió reconocer al depuesto presidente hondureño Manuel Zelaya como dirigente del país, a pesar de que la presidente del Banco Central de Honduras, Sandra Midence, ha avisado de que estas declaraciones podrían desestabilizar el país latinoamericano, que ya espera que su economía sufra un decrecimiento del 2% tras la crisis política acontecida. Cabe recordar además que el FMI congeló las ayudas que iba a otorgar al Banco Central de este país, siendo acusado por parte de la institución hondureña de cedérselas a Zelaya para financiar un posible regreso.

«Ya hay un montón de inestabilidad, y eso podría desestabilizar la economía aún más», dijo Midence en una entrevista concedida en su despacho en Tegucigalpa a varios medios locales. Estas declaraciones se produjeron tras conocerse que el FMI reconocerá al Gobierno de Zelaya, quien volvió al país la semana pasada y se refugió en la embajada de Brasil, casi tres meses después de que los soldados le expulsasen de Honduras en unas imágenes que recuerdan a un golpe de Estado.

El Banco Central de Honduras afirma que la economía del país se contraerá hasta un 2%. Además, Midence añadió que el retroceso económico se ha sentido principalmente en el sector de la construcción, que tuvo una caída de un 33% en agosto respecto del mismo mes el año pasado.

Además, Midence también denunció que el FMI permitiría que funcionarios del Gobierno de Manuel Zelaya manejen cerca de 164 millones de dólares. Según la ministra los recursos de apoyo a las reservas internacionales por la crisis financiera internacional, serían redestinados por el FMI a disposición de los colaboradores del presidente depuesto de Manuel Zelaya.

El FMI, con esta intervención, vuelve a poner de manifiesto su creciente interés en Latinoamérica. Hace unos días el presidente del organismo, el francés Dominique Strauss-Kahn, destinó más poder de decisión a Brasil, entre otras potencias emergentes, dentro del organismo financiero internacional en una medida que otorga más peso a la potencia latinoaméricana en un entorno global.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA