Las renovables Fersa y Saeta, más verdes en Bolsa con su regreso a beneficios

Molino de viento energia renovables
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Fersa y Saeta Yield son este miércoles más verdes por partida doble. En primer lugar, ambas han publicado un balance trimestral que regresa a beneficios tras los números rojos acumulados en igual periodo del año pasado. Después, porque a contracorriente del grueso de las cotizadas en Bolsa las dos compañías se han apuntado alzas para sus gráficas.

Las acciones de Fersa han llegado a apuntar alzas del 6% después de haber publicado un beneficio neto de 589.000 euros frente a las pérdidas de 983.000 euros acumuladas en el primer trimestre del pasado ejercicio. La compañía ha logrado además mejorar en un 25% sus ingresos, hasta los 8,74 millones de euros.

El balance presentado a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) explica que la producción de energía ha alcanzado los 105,3 gigavatios hora, un 3% más que hace un año. Este incremento se atribuye desde la cotizada a una mayor disponibilidad de recursos eólicos y a un mejor aprovechamiento de éste en los parques del sur de España.

Por su parte, Saeta Yield ha llegado a medrar un 2,8% en Bolsa con un beneficio neto de 1,3 millones de euros al cierre de marzo. Una cifra idéntica pero con consecuencias muy diferentes a las de las pérdidas acumuladas en el mismo espacio de tiempo del ejercicio pasado. La mejora se repite en el resultado bruto de explotación, que en 43,1 millones de euros supone un 40% que hace un año.

El informe de actividad remitido al supervisor señala a dos factores determinantes en esta mejoría de cifras. La consolidación en cuentas de las plantas termosolares Extresol 2 y 3 ubicadas en Extremadura es el primero, pues en 2016 comenzaron a formar parte del balance del grupo ya el 22 de marzo, momento en el que se produjo su compra. El segundo punto de inflexión se ubica en el aumento de precios en el mercado mayorista de electricidad.

Ante este repunte de cifras de negocio, el consejo de administración de la sociedad renovable ha acordado distribuir un dividendo un 6,8% más holgado que hace un año: 0,1882 euros por acción pagaderos el 31 de mayo. Desde la sociedad se ha justificado este incremento como fruto de “la estabilidad y sostenibilidad de la política de dividendos de la compañía y representa un aumento del 6,8% respecto al dividendo repartido en el primer trimestre de 2016.

Los repuntes que ambas compañías logran dibujar en Bolsa este miércoles las sitúan a contracorriente del grueso del parqué madrileño. A estas alturas del año, ambas suman cerca de un 15% de valor a sus acciones.