Las fusiones bancarias en Europa, en mínimos de una década pese a las presiones del BCE

Banco Central Europeo BCE
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email
Compartir en Meneame

Bajos beneficios, fuerte competencia y acciones bajo presión. Todos los ingredientes apuntan a un proceso de consolidación en el sector financiero, pero por el momento apenas hay movimientos -más allá de las obligadas adquisiciones de las entidades en apuros- a pesar de la presión del Banco Central Europeo (BCE) para una ronda de fusiones trasfronterizas.

El año pasado solo se produjeron fusiones bancarias por valor de 5.900 millones de dólares entre los bancos europeos, el nivel más bajo durante en más de una década según datos de Dealogic que recoge el diario Financial Times. En 2007, en vísperas de la crisis financiera, las operaciones anunciadas alcanzaron los 193.800 millones de dólares.

El año pasado, dos tercios de la consolidación bancaria europea se debió a operaciones domésticas, como la compra por parte de Banco Santander del Popular por un precio simbólico de un euro o la adquisición de Veneto Banca y Banca Popolare di Vicenza por parte de Intesa Sanpaolo, también a precio de saldo. El valor de los acuerdos bancarios transfronterizos realizados en 2007 aún supera el de la suma de todas las operaciones acordadas desde entonces.

Todas las miradas se dirigen ahora al rescatado Commerzbank, que podría convertirse en objetivo de algún gran rival europeo si finalmente Berlín decide vender su parte minoritaria en la entidad.

Sin embargo, los analistas de Citigroup enfriaban las esperanzas de grandes operaciones transeuropeas en un reciente informe. “Esperamos que primero ocurra la consolidación interna, muy probablemente en mercados bancarios europeos fragmentados… Luego esperamos que esto sea seguido por la consolidación transfronteriza a medio plazo una vez que se complete la unión bancaria europea”.

Frédéric Oudéa, que no sólo es CEO de Société Générale sino también presidente de la Federación Bancaria Europea (EBF por sus siglas en inglés), también apunta lejos en el tiempo. “Si piensas en diez años más adelante… se puede pensar en el diseño de un sector bancario con menos bancos, más consolidación doméstica y probablemente unos pocos bancos paneuropeos más”, señala en declaraciones a Financial Times.

Oudéa cree que si bien la mayoría de los bancos se concentraron en la consolidación interna, cree que los acuerdos transfronterizos volverán a la mesa “a largo plazo” una vez que la unión bancaria de la eurozona sea completada y más entidades hayan automatizado sus operaciones.