Las emisiones de bonos en España cayeron un 23% en 2021, según Société Générale

Société Générale

Société Générale

El volumen global de bonos emitidos en euros en España descendió un 23% en 2021 frente al volumen registrado en 2020, hasta alcanzar los 83.000 millones de euros, según los datos recogidos por Sociéte Génerale.

En una rueda de prensa, el director de Mercado de Capitales de la entidad, Fernando García, ha explicado que la caída en el volumen de emisiones experimentada en 2021 «era de esperar» frente al dato registrado en 2020 que, debido a la pandemia, «se produjo un momento muy especial y de gran incertidumbre en el mercado».

Sin embargo, el año pasado estuvo marcado por el inicio de la vacunación y de la recuperación económica, lo que llevó a los emisores a dejar de considerar «necesarios» los colchones de liquidez, una situación que, por los tipos de interés negativos, «tiene un coste».

Además, se han producido «picos de volatilidad» como consecuencia del alza en los precios, las tensiones en las cadenas de suministro o la posibilidad de contagios a compañías de Europa y América del Norte ante el impago de vencimientos de deuda por parte de inmobiliarias chinas como Evergrande.

Por segmento, el sector público emitió un 30% menos que en 2020, mientras que el volumen de emisiones de las empresas descendió un 21% y el de las entidades financieras, un 10%.

Sobre el sector público, Société Générale destaca que España colocó un volumen total de 41.030 millones de euros mediante 17 operaciones sindicadas.

El Reino de España fue el emisor más activo, con el 83% del volumen total emitido por el sector público, hasta 34.000 millones de euros y cinco operaciones. Estas operaciones «fueron muy bien acogidas» al recibir una demanda agregada de 296.000 millones de euros, con una ratio de suscripción de 8,7 veces.

Además, García también ha destacado durante su intervención las operaciones realizadas por comunidades autónomas como Andalucía, Madrid o País Vasco, y entidades como el Instituto de Crédito Oficial (ICO) o Adif.

En cuanto a las emisiones del sector corporativo español, se realizaron 34 operaciones para colocar un volumen agregado de 21.190 millones de euros, lo que representó cerca del 25% del volumen total emitido en España en euros en 2021.

García ha señalado que las emisiones de este segmento «cayeron de una manera importante» debido a la necesidad de tener colchones de liquidez «más ajustados y más controlados» a consecuencia de una situación global «menos incierta» como por el coste de la liquidez en el contexto de tipos negativos.

Entre las operaciones destacadas, el director de Mercados de Capital de la firma ha resaltado la emisión inaugural en bonos sostenibles de Repsol, las colocadas por el sector de real estate (Aedas, Neinor Homes o Vía Célere) o Cellnex.

Sobre los ‘spreads’, García ha afirmado que se han comportado de manera «más o menos estables» durante todo el año, si bien se incrementaron en la última parte del año por la volatilidad derivada de la aparición de la varienta ómicron.

Por otro lado, el responsable de Mercados de Capitales para Instituciones Financieras, Carlos Cortezo, ha señalado el sector financiero fue «muy estable» en términos de volumen en 2021, alcanzando los 19.525 millones de euros colocados a través de 26 emisiones.

En concreto, el Banco Santander, con 6.000 millones de euros emitidos, fue el líder financiero en emisiones, seguido por CaixaBank (3.750 millones de euros), Banco Sabadell (2.000 millones de euros) y BBVA (2.000 millones de euros).

La tendencia del sector es utilizar las emisiones para financiar la construcción de los colchones requeridos por la regulación MREL, según ha destacado Cortezo durante su intervención. «Esto ha hecho que las emisiones sénior, tanto preferente como no preferente, hayan sido el instrumento más utilizado», ha añadido.

Asimismo, el experto también ha destacado las emisiones de deuda subordinada, sobre todo para la refinanciación de instrumentos ya existentes.

PERSPECTIVAS PARA 2022

Para 2022, Société Générale prevé que los volúmenes se mantengan estables con respecto a 2021, si bien el año estará marcado por las políticas de los bancos centrales, descontando ya tres subidas de tipos por parte de la Reserva Federal de Estados Unidos (Fed) y la finalización del programa de compra de activos por la pandemia de Covid-19 (PEPP) por parte del Banco Central Europeo (BCE).

Además, otros temas que marcarán la evolución del mercado de bonos serán la inflación, la pandemia de Covid-19 y los riesgos geopolíticos, entre ellos, las tensiones que se están produciendo entre Ucrania o Rusia o las elecciones presidenciales en Francia.

BONOS ESG

Por último, García se ha referido a las emisiones de bonos ESG o sostenibles, que en 2021 supusieron el 31% del volumen total emitido en España. Este dato contrasta con el registrado en 2020, cuando tuvieron un peso del 12%.

El experto ha destacado, sobre todo, la emisión del Reino de España de su primer bono verde por un importe de 5.000 millones de euros y una sobredemanda de más de 60.000 millones de euros.

Al respecto, ha señalado que, en contraposición a 2020, cuando las emisiones eran de carácter más social, en 2021 se han emitido bonos con una tendencia hacia el elemento medioambiental.

Por último, ha afirmado que «en unos años, estos bonos no se distinguirán como algo no estándar, sino que serán lo normal» y ha sostenido «que no se trata de una moda, sino una tendencia que va a aumentar».