La subida del IPC incrementa la presión sobre el Gobierno para elevar el salario mínimo

Billetes de euros

Billetes de euros.

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email
Compartir en Meneame

El índice de precios al consumo (IPC) se ha disparado en diciembre hasta una tasa interanual del 6,7%, según el Instituto Nacional de Estadística (INE). La inflación, de confirmarse este dato, se situaría en sus máximos en casi 30 años. Una fuerte subida que aumenta la presión sobre el Gobierno para elevar el salario mínimo interprofesional (SMI), prorrogado en 965 euros hasta que se negocie una nueva cuantía.

“Es de justicia aumentar los salarios en este país”, afirma UGT, que destaca que el incremento del nivel de precios se produce “mientras los sueldos en convenio solo crecen el 1,5%”. Ante esto, manda sendos mensajes al Ejecutivo de coalición y a la CEOE. “La patronal se debe sentar ya a negociar un inmediato incremento de los salarios y el Gobierno debe subir el SMI a 1.000 euros en 2022”.

Así lo defiende el sindicato en una nota en la que remarca que “el cierre del IPC de este año debe impulsar de manera necesaria el aumento de la capacidad adquisitiva de las personas trabajadoras, con un incremento del SMI para este 2022 superior al que se está dando en el nivel de los precios”. En este sentido, apunta que “cualquier SMI inferior a los 1.000 euros en 2022 sería nefasto para las familias de los trabajadores y trabajadoras de este país”. De ahí que reclame una subida.

“Además”, continúa, “las negociaciones salariales en convenios colectivos deben reforzar este crecimiento y apoyarse en cláusulas de garantía salarial para que queden cubiertos ante subidas del nivel de precios”. Para UGT “alcanzar estos pactos en los convenios sería mucho más sencillo si la patronal se sentara a negociar un V Acuerdo para el Empleo y la Negociación Colectiva, algo que venimos reclamando desde que cesó el anterior, a finales de 2020”.

“Contener” el precio de la luz

Según considera, “es fundamental también que se interpongan medidas efectivas para contener el precio de la electricidad, que está aumentando el coste de las facturas de la luz en una época invernal donde la electricidad y los hidrocarburos son fundamentales para mantener los hogares a una temperatura adecuada”.

A esto suman que “es necesario que se persista en el apoyo a los trabajadores y las empresas mediante políticas fiscales expansivas hasta que la recuperación sea un hecho y se haya efectuado sin perjuicios para los trabajadores y trabajadoras”.