La subida de los precios dobla ya la de los salarios pactados en convenio

Empleo trabajo cocina cocinero paro

Trabajadores

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Los trabajadores en España siguen perdiendo poder adquisitivo. Hoy mismo el Intituto Nacional de Estadística (INE) ha comunicado que la tasa interanual de la inflación alcanzó en julio el 2,9% interanual, la más alta desde febrero de 2017. Los salarios pactados en convenio, sin embargo, subieron prácticamente la mitad en el mismo período: un 1,56%.

La inflación no da tregua, alcanzando una tasa del 2,9% en julio, de acuerdo con las cifras publicadas hoy por el INE, que achaca esta evolución a la subida en los precios de los alimentos y de los establecimientos hoteleros. La factura de la luz en este caso dio una pequeña tregua gracias a la rebaja del IVA aprobada por el Gobierno; pero a pesar de ello, el componente de ‘vivienda’ en el IPC registra una tasa anual de nada menos que el 9,4%.

Y esta subida sostenida de los precios supera en mucho la evolución de los salarios. De acuerdo con la estadística de negociación colectiva del Ministerio de Trabajo y Economía Social, los salarios pactados en convenio subieron de media un 1,56% en julio, casi la mitad que el IPC.

Este incremento salarial está por debajo de las directrices marcadas en el Acuerdo Interconfederal para el Empleo y Negociación Colectiva (AENC) 2018-2020, que planteaba subidas salariales del entorno del 2% más un punto porcentual ligado a conceptos como la productividad, los resultados empresariales y el absentismo laboral. Este AENC, que tenía vigencia hasta el año pasado, en estos momentos se encuentra a la espera de que los sindicatos y la patronal decidan renovarlo.

Los sindicatos denuncian la “asfixia” de las familias y ven “prioritario” subir salarios

“El encarecimiento de bienes y servicios necesarios para la subsistencia puede dejar a muchas familias en situaciones de vulnerabilidad o agravar su situación”, denuncia UGT en un comunicado. La formación recuerda que los alimentos encadenan ya “más de seis años ininterrumpidos de crecimientos”, teniendo en cuenta que desde febrero de 2015 sus tasas anuales siempre han sido positivas.

Por ello, UGT insiste en la subida del salario mínimo interprofesional (SMI) este mismo año “para que los trabajadores con menos recursos puedan hacer frente a las subidas de los precios de los bienes y servicios”. El sindicato considera además “prioritario” acordar subidas salariales en otros ámbitos. “Tampoco se puede aplazar la negociación del V Acuerdo para el Empleo y la Negociación Colectiva que es capaz de lograr dichas subidas salariales ajustándose a las circunstancias de cada sector y empresa”.

En términos similares se ha expresado el secretario de Políticas Públicas y Protección Social de CCOO, Carlos Bravo, ha destacado este viernes la importancia de subir el salario mínimo interprofesional. A su juicio, los datos de IPC de julio “ahondan en la inquietud” que genera la política de rentas que se está desarrollando en España.

Bravo ha recordado que la subida de los precios se está centrando en bienes básicos, como los alimentos y la electricidad, que gravan especialmente a las cestas de la compra más modestas, por lo que ha insistido en la importancia de recuperar mecanismos de redistribución de renta en el ámbito de la negociación colectiva y en las políticas públicas.

La subida del IPC “asfixia la economía familiar”, denuncia por su parte la Unión Sindical Obrera (USO). La secretaria de Comunicación y Estudios Sindicales de USO, Laura Estévez, denuncia además que “nos quedamos pasmados de leer que el precio de la energía ha bajado por el descenso del IVA a aplicar”. “El descenso del IVA es una medida que efectivamente entró en vigor en julio, pero para un espectro muy concreto de la población, no entendemos que se generalice para medir los precios. Y mucho más cuando julio registró una subida histórica, 10 euros más caro el Kw que en junio y un 169,8% más alto que en 2020”, expone.

Al mismo tiempo, “no debe dejarse pasar que la alimentación básica sigue encareciéndose, con aceites, pescado y fruta, la base de una nutrición saludable, cada vez más lejos del alcance de muchas personas”, concluye Estévez.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA