Los precios de hoteles y alimentación llevan al IPC a máximos de cuatro años

Supermercado alimentos precios compras comida

Supermercado

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

El Índice de Precios de Consumo (IPC) general se situó en el mes de julio en una tasa del 2,9%, una subida de dos décimas respecto al mes anterior que supone alcanzar máximos de más de cuatro años. De acuerdo con las cifras publicadas este viernes por el Instituto Nacional de Estadística (INE), detrás de este incremento se encuentran los precios de los alimentos y de la hostelería, mientras que la electricidad dio un pequeño respiro por la bajada del IVA.

Así, entre los grupos que destacan por su influencia en el incremento de la tasa anual se encuentra el de ‘Hoteles, cafés y restaurantes’, con una tasa del 1,1%, más de un punto y medio superior a la del mes anterior, causada por el incremento de los precios de los servicios de alojamiento, que descendieron en julio de 2020.

También el componente de ‘Alimentos y bebidas no alcohólicas‘, que subió seis décimas hasta una variación del 1,7%. Destacan en este comportamiento las subidas de los precios de los aceites y grasas y el pescado, frente a la disminucióin del año pasado, y que los precios de las frutas bajaron en 2020 más que este mes. Por último, también tuvo repercusión en la subida de la inflación el grupo de ‘Comunicaciones’, cuya tasa se incrementó un punto y medio, hasta el –3,0%, debido a la estabilidad de los precios de los servicios de telefonía y fax este mes, mientras que descendieron el año anterior

Entre los componentes con influencia negativa en el IPC se encontró en esta ocassión el de la ‘Vivienda’, que bajó un punto y medio si bien la tasa se sitúa nada menos que en el 9,4%. La caída se debió a la disminución de los precios de la electricidad por la rebaja del IVA, frente al incremento de julio de 2020. El INE destaca además, pero con influencia positiva, el aumento de los precios del gas este mes, que bajaron el pasado año.

En el grupo del ‘Transporte’ la tasa descendió cuatro décimas, hasta el 8,5%, a causa de que los precios de los carburantes y lubricantes para el transporte personal subieron menos este mes que el año anterior. En sentido contrario, se registró un incremento de los precios del transporte aéreo de pasajeros, frente al descenso registrado en 2020.

La tasa de variación anual de la inflación subyacente (índice general sin alimentos no elaborados ni productos energéticos) aumentó cuatro décimas, hasta el 0,6%, con lo que se sitúa 2,3 puntos por debajo de la del IPC general.

Los datos del INE muestran además que en julio la tasa de variación mensual del IPC general fue del –0,8%.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA