Currently set to Index
Currently set to Follow

La red de sucursales de la banca ya es la más pequeña desde 1977

Banco de españa

Banco de España. Autor: Jaime Pozas

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

El profundo proceso de reestructuración de la banca que se inició con la crisis financiera y se ha acelerado con la irrupción de la banca digital ha dejado la red de sucursales de la banca con el número de oficinas más reducido desde hace más de 40 años.

De acuerdo con las cifras del Banco de España, al cierre de junio (últimas cifras disponibles) las entidades de depósito españolas contaban con 20.823 oficinas operativas, un recorte de 1.476 frente al cierre del año pasado. Pero es que además la red de la banca no había sido tan pequeña desde hace más de 40 años. En concreto, para encontrar un dato similar hay que remontarse a septiembre de 1977, cuando había 20.720 sucursales en toda España.

La red alcanzó un máximo de 45.707 sucursales en septiembre de 2008. Ese mismo mes se produjo el colapso de Lehman Brothers que acabó desembocando en una crisis financiera mundial con derivadas propias en varios países, entre ellos en España. Desde entonces, las entidades han echado el cierre a 24.884 oficinas.

La crisis financiera acabó desembocando en una reestructuración del sector financiero español que en un primer momento se llevó por delante a las cajas de ahorros y finalmente ha promovido un proceso de concentración que ha dejado el grueso del negocio en manos de un puñado de entidades.

Y aparejada a estos cierres y la desaparición de entidades también se ha producido una caída sensible en el empleo. Al cierre del año pasado, últimos datos que ofrece el Banco de España, las entidades españolas contaban con 175.185 trabajadores en plantilla. Si se compara con los 270.855 empleados en 2008, en apenas 13 años se han destruido 95.670 puestos de trabajo.

Los despidos de la pandemia

Las cifras del supervisor no incluyen además en gran medido los últimos expedientes de regulación de empleo (ERE) acordados por la gran banca. Solo desde el inicio de la pandemia las entidades han anunciado recortes de más de 16.000 empleos, muchos de los cuales se acometerán todavía durante los próximos meses.

El último banco en anunciar un recorte ha sido, de momento, Banco Sabadell, que acordó en octubre con los sindicatos la salida de un mínimo de 1.380 trabajadores. El ERE llegó apenas un año después de otro recorte, este vía prejubilaciones, de 1.800 empleos. Entre ambos, 3.180 puestos de trabajo menos.

No obstante, el dudoso honor de ser el mayor ERE de la historia de la banca le corresponde a CaixaBank, si bien el recorte fue sensiblemente inferior al que había planteado inicialmente la dirección. Una vez completada la absorción de la rescatada Bankia, la entidad planteó un ajuste de nada menos que 8.291 trabajadores. Finalmente, y tras unas tensas negociaciones que incluyeron una jornada de huelga, el acuerdo con los sindicatos se zanjó en 6.452 salidas.

También fueron tensas las negociaciones en BBVA, que a principios de junio logró no obstante alcanzar un acuerdo con los sindicatos para un ERE que afectará a 2.935 trabajadores, 863 menos de los previstos inicialmente.

Estas negociaciones se unen a las que realizaron a finales del año pasado Banco Santander e Ibercaja. A través de diferentes fórmulas el banco presidido por Ana Botín acordó 3.572 salidas, y la caja aragonesa otras 750.

A la espera se encuentran los trabajadores de Unicaja y Liberbank. La nueva Unicaja negocia actualmente un recorte para 1.500 trabajadores.