Mensaje de Amnistía al Real Madrid, Barcelona, Athletic y Atlético ante la Supercopa

Pelota de Fútbol

Balón de fútbol.

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email
Compartir en Meneame

Amnistía Internacional tiene una petición para los cuatro clubes de fútbol que a partir del 12 de enero se disputarán la Supercopa de España, organizada por la Real Federación Española de Fútbol, en la ciudad saudí de Riad. La organización ha solicitado al Real Madrid, FC Barcelona, Athletic de Bilbao y Atlético de Madrid un gesto en favor de los derechos de las mujeres en Arabia Saudí. Así, ha enviado brazaletes violetas “como muestra de solidaridad frente a la discriminación y la violencia” que sufren las mujeres en ese país.

“Es la Supercopa de la igualdad”. Con estas palabras presentó en 2019 el presidente de la Real Federación Española de Fútbol (RFEF), Luis Rubiales, la primera edición que se celebraría en Arabia Saudí, en una controvertida decisión que el mandatario del fútbol español justificó en “la oportunidad de cambiar cosas” en el país saudí, recuerda Amnistía.

Dos años después, esta organización denuncia que continúan las “graves violaciones de derechos humanos en este país, en particular hacia las mujeres y las personas LGTBI”. Por ello, envió la semana pasada, tanto a la Federación como a los cuatro clubes que disputarán este torneo, unos brazaletes de color violeta con la propuesta de que los usen en sus partidos y en cualquier comparecencia pública.

“Si bien en estos tres últimos años hemos sido testigos de algunos avances, como el levantamiento de la prohibición de conducir o la posibilidad de practicar deporte, incluida la creación de una Liga femenina, por desgracia, las buenas palabras del presidente Rubiales en 2019 están muy lejos de haberse convertido en realidad en Arabia Saudí”, asegura Amnistía en una nota. En su opinión, “es un hecho que defender la igualdad en ese país es algo muy arriesgado para las mujeres, como demuestran las condenas impuestas a mujeres activistas como Loujain al-Hathloul o Nassima al-Sada”.

De ahí que “sea con este brazalete violeta que les proponemos, o de la forma que ellos consideren, pedimos que esta edición de la Supercopa destaque el importante papel de las mujeres activistas saudíes, en un país donde defender la igualdad puede conllevar largas penas de prisión, prohibición de salir del país o hablar con medios extranjeros”, lamenta el director de Amnistía Internacional España, Esteban Beltrán.

“Lavado de imagen”

Amnistía lleva años denunciando que países como Arabia Saudí intentan blanquear su “atroz historial” en derechos humanos con la organización de grandes eventos deportivos. “El hecho de que la RFEF haya decidido colaborar en este ‘lavado de imagen’ de las autoridades saudíes y que esté dispuesta a que la Supercopa de España se juegue en este país hasta 2029 supone un desprestigio para este torneo y para todo el fútbol español”, destaca Beltrán.

“Hace unas semanas el mundo del deporte se indignaba a raíz de la prohibición expresa de las muestras de afecto entre las personas homosexuales que asistan al próximo Mundial de Qatar. Pues bien, tampoco veremos muchas en esta Supercopa, ya que en el país donde se juega, la homosexualidad se castiga con penas de cárcel y el adulterio conlleva incluso penas de flagelación”, denuncia Beltrán.

Desde Amnistía no se pide a los equipos que no jueguen en Arabia Saudí, “ni a las aficiones que no sigan este torneo, pero sí confiamos en que un gesto de solidaridad hacia quienes sufren una represión día a día en el país pueda visibilizar y denunciar su precaria situación”.