La ministra de Justicia no dimite y atribuye los audios a un “ataque institucional”

Dolores Delgado, ministra de Justicia
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

“Nadie va a impedir que sigamos trabajando por la gente”. La ministra de Justicia, Dolores Delgado, ha rechazado presentar su dimisión ante la polémica desatada por las grabaciones publicadas sobre conversaciones con el excomisario José Manuel Villarejo. Unas grabaciones que, según ha explicado la titular del ministerio, son de hace casi una década y cuyos audios no están completos. “Tenemos trocitos solapados y pegados”.

Así lo ha explicado Delgado en un desayuno en Madrid organizado por el Club Siglo XXI en el que ha destacado que “ahora surgen unas grabaciones de una comida en la que participo de hace nueve años de la que no tenemos los audios completos”. En ellos, según publica Moncloa.com, se escucha a Delgado, que era por entonces fiscal de la Audiencia Nacional, referirse a Fernando Grande-Marlaska, actual titular de Interior, como “maricón”. Algo que ha sido desmentido por la responsable de Justicia.

“Los que me conocen saben que no se refieren a él”, ha asegurado la ministra, que ha manifetado que Marlaska es una “persona a la que quiero y este tema me ha dolido mucho”.

Para Dolores Delgado estas grabaciones son un “un ataque institucional”, es “querer hacer a través de mí hacer un juego político” y ha recordado que Villarejo se encuentra en prisión. Respecto al excomisario, ha admitido que ha coincidido con él “tres veces” en 25 años, aunque en un primer momento negó relación alguna. Asimismo, ha señalado que “hubo un primer bloque de grabaciones relativas al anterior jefe del Estado” y que ahora hay “un segundo bloque” en torno a una comida en la que que participó hace nueve años.

Respecto a esto ha dejado claro que no va a permitir “que nadie cuestione mis principios, mi honorabilidad, mi honestidad” y ha anunciando que llegará “hasta el final” en la investigación de unas grabaciones que, en su opinión, están manipuladas.

Dicho todo esto, ha asegurado que cuenta con el apoyo del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, así como con el del resto del Ejecutivo ante este asunto. Y es que, según la titular de Justicia “tenemos un objetivo superior que el de dejarnos de arrastrar por ataques que no tienen nada de políticos, que no tienen nada de verdad y son execrables”.